PRESENTE Y FUTURO DE LA ECONOMÍA ARGENTINA

             El 24 de marzo se cumplieron tres décadas del golpe militar que derrocó al gobierno legalmente constituido,  dando comienzo al período mas trágico que registra la historia Argentina, no sólo por la cantidad de vidas absurdamente sacrificadas sino por la destrucción sistemática de nuestros valores culturales, políticos, sociales y económicos,  a lo que se le suma el endeudamiento ilegal e ilegítimo que hipotecó a varias generaciones de argentinos.

            El regreso a la vida institucional en 1983 no produjo cambios positivos significativos en los valores antes mencionados y en algunos la situación se agravó, fundamentalmente durante la década del ‘90.

            Nuestros  valores culturales: Si bien hay muchos que no cejan en su lucha para defenderlos,  difieren mucho de los que imperaban hace algunas décadas atrás. Hoy los medios de comunicación, salvo el único canal estatal de televisión, no transmiten programas de música, de letras, de temas históricos, sobre nuestra geografía, etc., en cambio nos invaden con estos y otros temas de otros lugares del planeta.- Muchos niños en sus escuelas celebran Hallowen pero no saben cuando es el día de la tradición. Esto es lo que se denomina penetración cultural, una herramienta pensada y utilizada como una de las tantas formas de dominación por los centros del poder mundial.

            Otra cuestión vinculada es la educación, que ha sido degradada en calidad y medios económicos. Cuanto menos se sepa mas fácil es el manipuleo, no se puede ser libre en la ignorancia, esta es otro medio de dominación.

             Nuestros valores políticos: Aristóteles definía la Política como la Ciencia que se ocupa de hacer la felicidad de una comunidad. Que lejos estamos de dicha definición.

             Hoy automáticamente se relaciona la política con cosa sin transparencia, corrupción, debido a que muchos cuestionan a los representantes del pueblo y/o funcionarios que entienden la política como el arte de enriquecerse con el esfuerzo colectivo y no tienen reparos en hacerlo.

            La política no está reservada a los honestos y más capaces sino a aquellos que, en muchos casos, utilizando prácticas mafiosas y en otros abusando  las carencias y desgracias de sus conciudadanos,  buscan de llegar al poder independientemente de si están o no capacitados para servir a la comunidad, esto es secundario (en el mejor de los casos).

             Nuestros valores sociales: nunca nos constituimos verdaderamente como una nación, este creo que es uno de los principales problemas que padecemos. Nación significa una relación común de origen y nacimiento, y en este sentido se define como agrupación natural de hombres destinados a una vida común por la unidad de territorio, origen, costumbres y lengua con plena conciencia de tal comunidad.

Nuestra sociedad, debido a que ello fue planeado, es individualista y se rige por el “sálvese quien pueda” y el “no te metas”. Ello no implica la falta de solidaridad en caso de catástrofes o situaciones críticas.

Dentro del campo social se incluyen la salud, la alimentación, la vivienda digna, el derecho a trabajar, la recreación y el esparcimiento. Las carencias de todos estos derechos es tan evidente y conocida por todos que no se justifica detenerse en detalles.

             Nuestros valores económicos: a partir de la fatídica fecha de marzo de l976 comienza la destrucción de nuestra industria y el creciente endeudamiento externo.

            En la década del noventa la situación se agravó ya que  además del crecimiento del endeudamiento que alcanzó valores totalmente irracionales se le suma la extranjerización de nuestro sistema financiero, lo que queda de la industria que alguna vez tuvimos, los servicios públicos y el pecado mayor la entrega de nuestros recursos naturales y la pérdida nuestra soberanía.

             Llegamos al tercer milenio de la misma forma que comenzamos el último siglo del anterior, como un país agrícola ganadero,  sin industria y sin la posibilidad de encarar un plan de crecimiento sostenido debido a nuestra estructura productiva dependiente del resto del mundo.

             Existen algunas diferencias entre las primeras décadas del siglo XX y el comienzo del siglo XXI. La primera es que a principios del siglo XX podíamos colocar nuestros excedentes ganaderos y agrícolas generando saldos comerciales positivos en casi todos los años, lo que nos permitía proveernos en el resto del mundo de todo aquello que no producíamos. Las dos grandes guerras nos favorecieron y además nos obligaron a sustituir importaciones con producción local.

             Pero lamentablemente la oligarquía gobernante en aquellos años despilfarró fortunas en construcciones suntuarias (palacios en estancias, lujosas residencias en Buenos Aires y algunos lugares del interior, etc.), viajes a Europa particularmente a Francia y otras excentricidades.

No se aprovechó la coyuntura para desarrollar la Argentina industrial que reemplazaría o complementaría a la Argentina agrícola-ganadera.

             Pasamos de ser uno de los países más ricos del mundo a ser uno de los más pobres. Triste mérito (y posiblemente caso único en el mundo) un país que crece para atrás.

             Otra diferencia y tal vez la más importante, es el abismo que se ha generado entre los países desarrollados y los países no desarrollados como el nuestro. Los primeros cuentan con tecnología, capital y poder militar para imponer sus necesidades a los segundos que poseen recursos no renovables, de los que en muchos casos (el nuestro entre ellos) no pueden disponer ya que como mencione anteriormente ( y muchos no lo ignoran) fueron vilmente entregado a intereses foráneos que están saqueando los mismos, con autorización legal. No necesitaron invadirnos como por ejemplo Afganistán e Irak, ya que como ha ocurrido durante casi toda nuestra historia existieron y existen individuos que anteponiendo sus intereses personales a los de la Patria no tienen  empacho en formalizar dicha entrega.

             A partir del los antecedentes, muy sintetizados, que he expuesto creo que es posible entender (o por lo menos intentar hacerlo) el por qué de la situación actual y su proyección hacia el futuro.

             Después del crecimiento experimentado por la economía argentina entre l991 y mediados de l998 (con excepción de l995) sustentado en un fuerte incremento del endeudamiento externo generado por la necesidad creciente de importar insumos y bienes de capital con sus repuestos y accesorios más la importación de bienes de consumo, favorecido ello, en parte, por el atraso cambiario generado durante los primeros años de la convertibilidad. Las importaciones crecen más rápido que las exportaciones por lo que los saldos comerciales del mismo período resultan negativos, como así también los pagos netos por servicios reales como ser transportes, seguros, viajes, etc.

             Si agregamos los pagos netos  de intereses, que aumentan por incremento de la deuda y de las tasas de interés, mas las giros netos de utilidades, dividendos y otras remesas, crecientes también por la extranjerización de los servicios y las tasas leoninas que pagamos por los mismos, llegamos al saldo de la cuenta corriente que resulta negativo durante todo el período.

             Cuando la cuenta corriente resulta negativa de la única manera que se puede saldar el balance de pagos es a través de la cuenta Capital y Financiera o sea por el ingreso de inversiones y préstamos del exterior (aumento del endeudamiento externo). Si no se producen ingresos de capital se pierden reservas.

             Durante el período que va desde el tercer trimestre de 1998 (año en que se alcanza el valor más alto del PIB y de importaciones) hasta fines del año 2002 el Producto Bruto Interno decrece un 18,4%, medido a valores constantes de l993, ubicándose en valor ligeramente por debajo del alcanzado en 1993 (o sea retrocedimos una década), esto genera una caída en la importación de insumos del orden del 56% respecto de los importados en l998.

             La inversión  medida como porcentaje del PBI cae, comparada con 1998, diez puntos pasando del 22% al 12%, lo que produce una caída en la importación de bienes de capital del 85% respecto de l988, acompañada por una caída de los repuestos y accesorios para bienes de capital del 72% respecto del mismo año.

              El consumo comienza a caer durante el año 2000 del 70% del PBI al 66% del mismo en el año 2002, lo que también genera una caída en la importación de dichos bienes.

Si consideramos además la caída en el resto de los rubros importados observamos que el total de importaciones se reducen en 2002 comparado con l998 en un 71% pasando en valores CIF (Valor de Costo, Seguro y Flete de las mercaderías importadas puestas en nuestros puertos)  de 31.337 millones de dólares corrientes a 8.990 millones de la misma moneda.

             Las exportaciones entre 1998 y fines del 2002 se mantienen en valor casi constantes alrededor de los 26.000 millones de dólares anuales. Es importante destacar que en el 2002 el valor exportado resulto un 3% menor que en 2001 (unos 834 millones de u$s). Esto se debió a una caída en los precios de los principales rubros de las exportaciones, acompañada por un aumento del volumen de los mismos (que no alcanza a compensar la caída en los precios). Este aumento fue posible gracias a la caída en el consumo interno, ya que como es sabido los principales rubros de exportación lo constituyen productos de origen agropecuario y sus derivados.

             Con respecto a la Cuenta Capital y Financiera,  que permitió el crecimiento antes mencionado, muestra ingresos netos de capitales entre 1991 (año inaugural de la fatídica convertibilidad) y el año 2000 por un total de 113.337 millones de dólares, de los cuales se estima que aproximadamente el 8% fue destinado a inversiones directas y/o a compras de empresas ya existentes. El resto en su mayoría son préstamos al sector público o inversiones financieras y/o bursátiles (capitales golondrinas).-

Este endeudamiento creciente no solo permitió importar lo necesario (y lo innecesario también) para el crecimiento de la economía sino que fue el sustento del 1 a 1 de la convertibilidad ya que también se incrementaron (a un costo altísimo) las reservas del BCRA en aproximadamente 19.500 millones de dólares.

             Como consecuencia de los hechos por todos conocidos del año 2001 la cuenta capital en ese año arroja un saldo negativo de 4.568 millones de dólares debido al inicio de la fuga de capitales privados por aproximadamente 15.000 millones de dólares mas pérdidas de divisas del BCRA por 12.000 millones  parcialmente atenuada por el ingreso del fondos del FMI por 10.700 millones de dólares.- La fuga continúa durante el año 2002 siendo en este año el saldo negativo de la cuenta capital de 11.730 millones de dólares compuesta por fuga de capitales privados por 15.785 millones de dólares mas pérdidas de reservas y cancelaciones del BCRA con el FMI por 6.324 millones de dólares. 

             Sintetizando la breve reseña expuesta, llegamos a fines del 2002 con un valor del PBI de 235.236 millones, Inversión Bruta Interna Fija 26.511 millones y consumo  por 155.300 millones (valores en pesos a precios de l993), Importaciones por valor FOB (Valor Libre a Bordo de las mercaderías, incluye todos los costos hasta que la misma esta sobre el buque) de 8.415 millones, Exportaciones por valor FOB de 25.651 millones, Superávit comercial de 17.236 millones y saldo en cuenta corriente de 9.142 millones (valores en dólares corrientes).  Salida neta  de capitales por 30.785 millones y pérdidas de reservas por 16.600 millones a lo que podemos agregar el incremento de la deuda del BCRA con el FMI y de la deuda del sector público no financiero por la capitalización de intereses impagos.

             Cabe destacar que el quiebre que se produce durante el año 2002 es inédito, una caída del 10,9% del PBI con la consiguiente caída en las importaciones y la aparición del superávit en la cuenta corriente.

             En enero de 2002, fue derogada parcialmente la ley de convertibilidad por la ley 25.561 de Emergencia Pública y Reforma  del Régimen Cambiario.

            En 2003 comienza una nueva etapa que se caracteriza por el crecimiento sostenido del PBI debido al cambio natural que se produce después de un largo periodo de recesión, acompañado por un incremento en las exportaciones debido a varios factores: notoria mejora en el tipo de cambio real, condiciones externas muy favorables para la colocación de nuestros productos (debido fundamentalmente a  mejora en los precios) y caída en el consumo interno. Las importaciones comienzan a crecer en forma acelerada como consecuencia del crecimiento del PBI, que nos obliga a importar cantidades crecientes de insumos, bienes de capital y sus repuestos y accesorios.

            Debido al aumento del valor de las importaciones del orden del 219% en el período 2003 / 2005 y de las exportaciones del 56% en el mismo período el saldo comercial se reduce un 26%, acompañado por una reducción en el saldo en cuenta corriente en 2003 y 2004 y una mejora en 2005 consecuencia del menor pago en conceptos de intereses debido al canje de la deuda pública vencida.

             El crecimiento del PBI de estos tres años con saldos comerciales y en cuenta corriente  positivos ha encandilado a muchos de tal manera que no les permite ver más allá de sus narices y proyectan un futuro imaginario de crecimiento sostenido.

             Lamentablemente un  análisis serio y fundamentado en la evidencia existente, no nos permite ser optimistas. El supuesto modelo económico implementado se asemeja a un globo con pinchaduras en aumento y dificultad para seguir emparchándolo, por lo que si seguimos con el mismo globo en algún momento se nos va ha desinflar.

             Los aspectos negativos que se observan son muchos, desde el punto de vista social la distribución inequitativa del crecimiento se evidencia por la variación del consumo, que durante estos tres años ha crecido, porcentualmente,  menos que el PBI siendo aproximadamente un 6% menor que en 1998.- Durante 2005 los precios de los bienes primarios cayeron un 12% y las cantidades aumentaron un 32%, los precios de las manufacturas de origen agropecuario cayeron un 9% con un aumento del 17% en las cantidades y las manufacturas de origen industrial aumentaron 14% en cantidad y en precio 15%. O sea el mayor esfuerzo exportador se ve parcialmente neutralizado por la caída en los precios.

             Si proyectamos la evolución de nuestra economía y lo que es más importante la incidencia sobre el bienestar de la comunidad podemos afirmar que:

 1)      El  incremento en  los  volúmenes  exportables se deberá seguir sustentando en  la  depresión  del   consumo interno,  lo que no  garantiza  un  incremento en  los valores  exportados  si se  mantiene  la tendencia  decreciente  de los  precios de los bienes  primarios  y   sus  derivados   industrializados.  Además el aumento de  los volúmenes están acotados  por el  límite  del área disponible para la siembra y la cría  de  ganado, más la  falta de  planificación a  mediano   y  largo   plazo  que   trae  como   consecuencia   las   medidas recientemente  tomadas  que impiden la  exportación  de  carne vacuna salvo las correspondiente a la cuota Hilton.

2)       La  insuficiencia  de  inversiones  genuinas  en equipos durables que en 2005 alcanzaron los 23.081 millones de pesos a precios de 1993 o sea el 7,6% del PBILa  I.B.I. (Inversión Bruta Interna) fija  fue  de  60.467  millones (19,8% del PBI ),  la  diferencia,  37.086  millones  son construcciones  ( no de viviendas económicas para solucionar el acuciante problema habitacional de los mas necesitados).

3)      La   falta  de  un  plan  de  desarrollo  tecnológico   basado  en  un   programa educativo  para  la  formación  de  científicos y  técnicos  que  permitan  dicho desarrollo  y la  calificación del trabajo  (no científico) que permita la inserción del  11% de  desempleados, siendo este  número según varios expertos en el tema, imposible de reducir sustancialmente en las condiciones actuales de la economía  de nuestro  país y la baja  calificación de la  mayoría  de ellos.

4)      El saldo del balance comercial seguirá disminuyendo por lo expuesto en el primer punto pero  fundamentalmente  por la  necesidad  de  importación de insumos y bienes de capital y sus repuestos y accesorios, esto vinculado con lo expuesto en el punto tercero respecto de la falta de tecnología que impide nuestro crecimiento y desarrollo en forma autónoma.

5)      Debido a la extranjerización de los servicios que no generan ingreso de divisas pero si salidas en concepto de utilidades, dividendos, royalties y otras remesas a lo que se le agrega el incremento del egreso por los mismos conceptos por la extranjerización de empresas privadas (por ejemplo Loma Negra en 2005) más  el  incremento  en el  pago de  intereses  por nuevo adeudamiento tanto público como privado  y por lo expuesto en el punto cuatro, se irá reduciendo  el saldo de la cuenta corriente con posibilidad de que el mismo se negativo a fines de 2007 o comienzos de 2008.

6)      Un tema que creo merece  un capítulo  aparte  es el energético vinculado con el petróleo  que hemos  donado a Repsol  que esta extrayendo a un costo de u$s  20  en  boca  de  pozo  contra  un precio  internacional  de  u$s 60 y una proyección para el corto plazo de u$s 100. La exportación de combustibles se  ha  incrementado  entre  1992  y  2005  un  812% pasando de un valor de u$s  766  millones  a  u$s  6.991  ( a  pesar  de  la  disminución  del  volumen registrada en 2005 respecto de 2004 del orden del 13% ).  Se  estima  que  con  este  nivel de  extracción las reservas podrían disminuir de tal manera que pasaríamos a ser  importadores netos ¿en no más de tres o cuatro años?, si no se realizan inversiones en exploración y explotación, ya sea desde el sector público o del privado.  O sea  el costo  del petróleo  se incrementaría entre tres y cinco veces. Nadie  ignora que el grueso del transporte de carga como el de pasajeros se efectúa  con  camiones  y  microómnibus  ya  que  carecemos de ferrocarriles ( que de todos  modos  funcionaban  con  combustibles líquidos ). O  sea  el  costo  de   los  fletes  se  incrementaría  y  se  trasladaría  a los  precios de  los  bienes y también se incrementarían  los servicios de transporte de pasajeros.- Pero  el  punto  más  grave  es el destino del agro, nuestra principal fuente de exportaciones,  el  incremento  en   los  costos  podría  hacer  imposible  tener precios  competitivos  ya  que  si  bien  la Unión  Europea  y  EEUU pagan el petróleo hoy a u$s 60  sus  sectores  agrícolas  están  subsidiados,  lo  que los hace  competitivos. Nuestra  economía  ¿con  qué  va  ha  subsidiar  al agro, si estamos  abocados a generar  un superávit fiscal  creciente para hacer frente al  pago  de  los  intereses y  los  vencimientos de capital de nuestra ilegitima deuda que fue convalidada con la refinanciación efectuada en 2005? Tal  vez  lleguemos  a  tiempo  con  el  proyecto  del  biodiesel  y  esta  nueva calamidad pueda ser superada o evitada.

7)       La  política  fiscal  apunta a  generar no  solo un  superávit primario sino un superávit  en  el resultado  financiero  ( ingresos  menos  gastos  incluido  el pago de intereses ). Ambos superávit se  estiman para este año en el orden  del  6% y  2,5%  respectivamente. O sea  después del  pago  de intereses parte de la  riqueza  generada por  los argentinos  se guarda para garantizar el pago de la deuda ilegitima. Esto  nos  recuerda   la  tristemente  célebre  frase  de  Nicolás  Avellaneda :

 “Honraremos  nuestros  compromisos externos aún sobre el hambre y la sed del Pueblo Argentino”

Que actuales suenan esas palabras, en la Argentina de hoy más del 38% de nuestros  hermanos  padecen la  pobreza y un 14% son  indigentes. Miles de  niños  no  se  desarrollaran  física e  intelectualmente  para  ser  aptos  en el  futuro o sea nacen condenados a la miseria, por falta  de alimentación  y de atención médica. Lo mismo ocurre con muchos ancianos que después de años de trabajo no pueden gozar de una vida digna en sus últimos años.  Y los jóvenes que se enfrentan a un porvenir incierto por lo que no tienen en muchos casos motivación para preparase para el futuro. 

     ¿Dónde quedaron los derechos de la niñez, de la ancianidad y del trabajador que alguna vez se proclamaron y respetaron en nuestra Argentina?

8)  Con respecto a los valores políticos, culturales y sociales, es de vital importancia que se incorporen como prioridades junto con la solución de los problemas económicos si queremos elaborar un plan   integral de desarrollo, no alcanza solo con un plan económico como lo he manifestado en un  trabajo anterior, en el que cito palabras de Alejandro Bunge, que creo importante recordar: ”La concepción  economicista del desarrollo la identifica con crecimiento económico……del  hecho de que el desarrollo económico es  una componente necesaria  del  desarrollo, se infiere  que es suficiente. Para peor  es una  concepción que  puede  aplastar  al  resto y  con  ello  pone  en peligro  el   propio  desarrollo  económico.  El  desarrollismo  económico  ha   impuesto  a  menudo ingentes sacrificios del  nivel de vida , de la cultura y de la vida política,  lo  que  es una  aberración,  ya  que la economía debería ser  un  medio  y no  un  fin.- ( No se produce para producir,  sino  para satisfacer necesidades y, si éstas quedan insatisfechas, de nada sirve el crecimiento económico). Mario Bunge: Ciencia, Técnica y Desarrollo pág. 22.

           Se adjunta un cuadro comparativo entre los valores estimados de la demanda y oferta agregada, elaborado en septiembre de 2005 y los valores publicados por el INDEC en marzo del corriente año y la proyección de los mismos para los años 2006 y 2007 elaborados en la misma fecha y la cuenta corriente de los años 2004 y 2005 elaborada en base a datos provisorios del INDEC y la proyección de la misma para los años 2006 y 2007.

                                   ESTIMACION DE LA OFERTA Y DEMANDA AGREGADA AÑOS 2005 – 2007

                                                      Millones de pesos a precios de 1993

 

AÑO

 

P.B.I

 

IMPORTACION

 

CONSUMO PRIV.

 

CONSUMO PÚB.

 

IBI Fija

 

EXPORTACION

 

Estim.

INDEC

Estim.

INDEC

Esti.

INDEC

Estim.

INDEC.

Estim.

INDEC

.Estim.

INDEC

2005

304.300 

304.815

36.000

34.343

201.800

200.536

35.250

37.345

57.500

60.467

44.800

40.013

2006

326.000

 

42.500

 

216.700

 

40.500

 

65.200

 

46.100

 

2007

342.000

 

49.800

 

228.000

 

42.500

 

68.700

 

52.600

 

            Las estimaciones del año 2005 comparadas con los datos provisorios del INDEC arrojan diferencias porcentuales entre el 0,2% (PBI) y el 5,2% (IBI fija).

             Para la estimación de los valores de los años 2006 y 2007, se han hecho las correcciones que corresponden tomando los datos del INDEC para el año 2005. El incremento del  P.B.I.  para el año 2006 se estima en el 7% y para el año 2007 en el 5%, el consumo se mantiene en el 66,5 % del PBI , la I.B.I. fija en el 20% del mismo y el gasto público en el 12% o sea los mismos porcentajes que se observan en el año 2005.

             Para la estimación de las importaciones se supone constante el precio de éstas durante los años 2006 y 2007 y con una visión algo optimista se ha reducido la incidencia del crecimiento del P.I.B. estimando que por cada 1% de crecimiento del P.B.I. las importaciones crecen el 3,4% (anteriormente se considero una relación 1% - 4%). Para las exportaciones, el volumen se obtuvo del cuadro anterior y se considera una caída en los precios de exportaciones  del 5% en 2006 y del 2% en 2007.

             Observando  los  resultados  estimados  del  saldo  del   balance  comercial  este  sigue decreciendo durante los dos años estimados y el saldo de la cuenta corriente, si bien no resulta negativo, como lo anticipara en mi trabajo anterior, decrece también después de la mejora observada en el año 2005 por la disminución en el pago de intereses.

             Cabe recordar que si el saldo de la cuenta corriente es negativo se salda perdiendo reservas o incrementando el endeudamiento externo.

             La metodología utilizada para la confección de la cuenta corriente, salvo las variaciones explicadas  es la misma utilizadas en mi trabajo antes mencionado.

 SALDO DE LA CUENTA CORRIENTE AÑOS 2004 – 2007

                                                       Millones de dólares corrientes

CONCEPTOS

2004

2005 *

2005 **

2006

2007

EXPORTACIONES - FOB

      34.550

40.013

39.200

44.000

49.000

IMPORTACIONES - FOB

     (21.311)

(27.300)

(28.200)

(34.900)

(40.900)

SALDO COMERCIAL

      13.239

12.714

11.000

9.800

8.100

SERVICIOS REALES

      (1.666)

(1.666)

(2.850)

(2.200)

(2.600)

SERVICIOS FINANCIEROS

      (8.922)

(6.312)

(5.300)

(5.500)

(5.700)

TRANSFERENCIAS

          627

671

650

650

650

SADO CUENTA CORRIENTE

       3.278

5.407

3.500

2.750

450

 

 * Datos publicados por el INDEC 2l 22- 03 – 06

** Datos estimados en septiembre de 2005

             Considero que por lo antes expuesto y por no vislumbrarse la voluntad política de encarar los cambios estructurales necesarios, nuestra economía seguirá a la deriva acompañando los vaivenes del mundo.

            Si  parte del esfuerzo de los que todavía pueden trabajar se destina a pago de intereses, dividendos, capital, etc., en lugar de ser destinados a la educación, salud,  alimentación, esparcimiento y deportes  en especial para niños y jóvenes que deberíamos formar pensando en que el futuro no es mañana sino todos los años venideros.- Debemos alguna vez volver a planificar para alcanzar algún objetivo (a definir) en el largo plazo y tomar acciones en el corto plazo que sean compatibles con dicho objetivo.

Las medidas de corto plazo o coyunturales, cuando no tenemos definido que queremos alcanzar, solo ayudan a sortear el presente.

              Es doloroso pero es la triste realidad de nuestro País y de muchos de sus habitantes. Algunos niegan esta realidad o no quieren verla pues anteponen sus intereses personales a los intereses de la comunidad. Lamentablemente olvidan que sus hijos son parte de la comunidad y pueden tener la desgracia que ellos no toleren este mundo de corrupción y corruptos pero, por el accionar de sus mayores, no estén preparados para generar el cambio. 

            Necesitamos desesperadamente formar cuadros dirigentes que reemplacen a los “Gerentes” de intereses antinacionales tanto foráneos como locales.

            Necesitamos revisar y reemplazar la legislación dictada a partir de 1976 y especialmente la dictada durante la década del noventa (resulta muy extensa la lista para incluirla en este trabajo), por una legislación que proteja los intereses nacionales.

            Necesitamos recobrar la soberanía que fuimos perdiendo a partir de 1976.

            Necesitamos generar tecnología que nos permita crecer libres de la actual dependencia del resto del mundo. El comportamiento de nuestra cuenta corriente así lo muestra.

             Ningún país es rico exportando bienes primarios y sus derivados más productos industriales producidos por decisión de las casas matrices que abaratan costos con trabajo barato y sin protección alguna.

           No queda otro camino, si con la ayuda de Dios no encaramos los cambios necesarios estamos condenados y condenando a las generaciones futuras a vivir en la miseria y la esclavitud que implica la situación colonial en la que actualmente nos encontramos.

  

                                                                                                                       Dr. Jorge Hugo Putica 

Lic. En Economía

Abril de 2006