13) Informe de conclusiones básicas al 30-6-84, de los peritos oficiales y ad-hoc.-

Presentado a fs. 1802/1843, con fecha 2-8-84, por los peritos oficiales Fernando M. Curat y José Robles y los peritos ad-hoc William L. Chapman, Alberto Tandurella y José A. Gomariz.- Para llegar a la conclusión básica el perito Chapman  presenta un primer proyecto de informe, sobre la base de éste se encarga la redacción de otro proyecto al perito Tandurella, que éste entrega a los peritos Chapman y Curat, del segundo proyecto se elabora un borrador sometido a Tandurella, quién decidió mantener el texto de su proyecto, que eleva al Tribunal como propio, y el perito Chapman con la firma del resto de los peritos eleva su informe.-

      A) Informe del perito Ad-hoc Alberto Tandurella.-

      Conceptualmente mantiene el mismo contenido y estructura que el elevado el 28-12-83 (fs. 1479/1490), conjuntamente con el perito Saturnino Forino, ya analizado, al que se agregan las siguientes cuestiones a la luz de nuevos elementos de juicio.-

      1) En relación a la conclusión básica y específicamente en lo referente a la existencia de responsabilidades extiende las mismas sin perjuicio de las ya apuntadas de los Ministros de Economía de la Nación y Presidentes del BCRA:

a) Atento a lo establecido en el capítulo III, artículo 6° de la Carta Orgánica del BCRA, comparten la responsabilidad todos y cada uno de los integrantes del Directorio de la institución desde abril de 1976 a diciembre de 1982.-

b) Comparten la responsabilidad los funcionarios y agentes jerárquicos del BCRA llamados  por ley o reglamento a expedirse sobre las acciones y omisiones del Presidente y Directorio del BCRA, y no cumplieron con dicha obligación.-

c) Comparten la responsabilidad los funcionarios y agentes jerárquicos de la Administración Pública, que en el período de abril de 1976 a diciembre de1 1982 incurrieron en igual falta a la descripta anteriormente, entre ellos, en especial a los del Ministerio de Economía de la Nación y de los Organismos de Control y Fiscalización.-

           2) Con respecto a los fundamentos de la conclusión básica se agrega lo relacionado con el informe obrante a fs. 1323 de las actuaciones, de fecha 24-11-83.

      i) En el mismo se da cuenta del resultado del estudio de las primeras treinta y cuatro operaciones de endeudamiento externo concertadas por el BCRA entre abril y septiembre de 1976. Donde se establece la existencia de transgresiones e irregularidad en las actitudes, comportamientos y gestiones que merecen según se lo expresa con fundamentos, ser consideradas prima-facie de actos ilícitos. El conjunto de actos manifiesta deliberadas conductas de las autoridades del BCRA en esa época  para apartarse de la regulación institucional, legal y reglamentaria, aplicable a esas operaciones.-

      ii) Asimismo, atento a lo expresado en contrario a fs. 41 en expte. remitido al Tribunal por el ex-Presidente del BCRA Julio Gonzalez del Solar, se verificó la actuación de Narciso Ocampo y Juan Peralta Ramos para gestionar algunos de dichos préstamos, sin que se haya podido determinar si percibieron retribución alguna por sus tareas; analizándose a título ilustrativo algunas de dichas operaciones.

a) Préstamo N° 1, contrato con Wells Fargo Bank, San Francisco, EEUU, expte.    N° 100833/76.- Préstamo N° 4, contrato con Wells Fargo Bank, San Francisco, EEUU, expte. N° 100786/76.- Pese a cuatro requerimientos efectuados, no se localizaron en el BCRA, los originales de los legajos de dichos contratos, entregando el BCRA una reconstrucción de las piezas originales.-

b) Préstamo N° 3, con el Bankers Trust Co. Nueva York, por dólares treinta millones, Resolución de Presidencia N° 234/76, expte. N° 953/76, operación gestionada personalmente  por los mencionados Ocampo y Peralta Ramos, que no eran funcionarios del BCRA, sin que consten los motivos que tuvieron para ello, los que pudo haber tenido el BCRA, si percibieron alguna retribución por sus servicios, y porqué fue elegido el prestamista.-

c) Préstamo N° 6, aceptación de un préstamo de la Unión de Banques Suisses-Zurich, por dólares treinta millones, expte. N° 100831/76, este prestamista intercedió a favor de la CIADE (Compañía Italo-Argentina de Electricidad), con respecto a la situación litigiosa de la misma con el país.

d) Préstamo N° 11, aceptación de un línea de crédito por dólares diez millones ofrecidos por el Marine Midland Bank, Nueva York, expte. 101345/76, gestionados por los ya nombrados Ocampo y Peralta Ramos, efectuándose las mismas formulaciones que en el préstamo N° 3; además el BCRA reconoció en el expte. citado que la “tasa de interés de la presente operación resultaba una de las más elevadas ofrecidas por bancos de EEUU de primera línea”; además la operación se concretó un día antes de la intervención del Subgerente General Adscripto y de la conformidad del Presidente del BCRA Adolfo Diz (página 2 vta. del expte. 101345/76).-

e) Préstamo N° 12, por la suma de dólares cincuenta millones, concertado con el Manufactures Hannover Trust Co, Nueva York, expte. 101666/76, se consigna “el especial agradecimiento” del Vicepresidente del BCRA Cristian J. Zimmermann al prestamista, pagándose el 2% sobre la tasa preferencial -prime rate-, se reconoce una tasa de compromiso sobre el monto no utilizable del ½ % anual, se pacta la jurisdicción del Estado de Nueva York, se lo vincula con una gestión realizada por ADEBA (Asociación de Bancos de Bs. As.) y el pagaré aparece fechado en Nueva York, en idioma inglés, con la firma del Vicepresidente Zimmermann, con la aclaración “en ejercicio de la presidencia”.-

f) Préstamo N° 14, con los Bancos Philadelphia National Bank -Philadelphia National Bank of North America, Nueva York y el Republic National Bank of N.York, por dólares diez millones, cinco millones y diez millones respectivamente, expte N° 101226/76, gestionado por Cristian J. Zimmermann, Vicepresidente del BCRA, quien actuó según constancia del expte., representando al BCRA, sin estar en ejercicio de la presidencia, además el Presidente del Banco Adolfo Diz, firmó el pagaré que documenta la primera de estas operaciones el 30-4-76, antes de contar con el estudio técnico que fue elevado por el Gerente General Adscripto Pedro Camilo Lopez el 5-5-76 (páginas 1, 7 y 24 y páginas 6 y 26 vta. del expte. 101226/76).-

           iii) El presente análisis es ilustrativo, en el estudio de fs. 1323 se lo realiza en forma pormenorizada, con respecto a las treinta y cuatro operaciones.-

           En relación al punto 9 del memorando de entendimiento con el FMI del 7-1-83, firmado por el entonces Ministro de Economía de la Nación Jorge Wehbe y el Presidente del BCRA Julio González del Solar, donde al reconocer que el perfil de la amortización de la deuda externa pública y privada no es “acorde con la capacidad de pago de la Argentina”, agrega el perito que la deuda externa pública y privada excede la capacidad del país, se ratifica pues además que fue necesario refinanciarla ya, a partir de septiembre de 1982, según consta en las memorias del BCRA de 1982, página 87; y que es conveniente estudiar dicha refinanciación, puesto que el 13 de diciembre de 1982 se firma uno de los contratos básicos para dicha refinanciación, el “Contrato de préstamo básico”, por dólares 1.100 millones en el que participan 263 instituciones de más de 26 países.-

      3) Con respecto a las causas del excesivo y perjudicial endeudamiento externo que están analizadas en este nuevo informe, se agregan nuevas cuestiones, en el capítulo donde se analiza el acrecentamiento de la responsabilidad de los denunciados, y en relación a:

      i) La colocación de reservas internacionales en el exterior, informan que dicho asunto se originó a pedido de la Presidencia de la Nación y una vez asumidas las autoridades constitucionales, en un trabajo presentado por los peritos ad-hoc Forino y Tandurella y que dicho trabajo, motivo la intervención de la Fiscalia Nacional de Investigaciones Administrativas y que constituyó el fundamento de la investigación de la deuda externa por este último organismo.-

      ii) Que en relación a los requisitos de idoneidad, requeridos para ejercer las funciones públicas y con respecto a la actividad financiera del BCRA, se encuentran expresados con claridad en el capítulo III- titulado Directorio - artículo 6° in fine de la Carta Orgánica del BCRA, que expresa: “Deberán ser personas que tengan idoneidad en materia económica legal o financiera”.

      iii) Plantea el experto en relación a diversas sugerencias, las siguientes observaciones.-

a) Ausencia de estudios técnicos en la emisión de letras de tesorería en dólares de EEUU:  en esta operación no existen constancias de un estudio técnico previo que respalde la autorización de la Secretaría de Hacienda en la Resolución N° 886, dicho estudio debió efectuarse antes de extender la referida autorización.

b) Avales otorgados por el Tesoro Nacional en beneficio de empresas privadas: el incumplimiento por empresas privadas de compromisos contraídos en moneda extranjera con instituciones de créditos, se transfirieron al estado las respectivas obligaciones, y no existe constancia de que la Tesorería de la Nación hubiera iniciado acciones judiciales para recuperar los importes comprometidos o pagados por el Estado.-

c) 34 operaciones concertadas con acreedores del exterior entre abril y septiembre de 1976: Las mismas presentan anomalías, irregularidades y se ignoran las causas de su contratación en las condiciones mencionadas.-

d) Tramitación personal por el Vicepresidente del BCRA Cristian Zimmermann de financiamiento externo ante tres entidades de EEUU de Norteamérica por dólares 25 millones, sin existir dictamen alguno de los organismos técnicos de dicha institución, entendiendo que en dicho trámite se procedió con ligereza.-

e) Omisión de ex-Presidentes del BCRA (Adolfo Diz y otros), de informar al Directorio de dicha institución sobre asuntos de urgencias decididos personalmente, sin intervención del cuerpo, haciendo uso indiscriminado de tal proceder.-

f) Actas secretas en el BCRA: falta de explicaciones sobre los asuntos tratados en dichas actas y la razón de su carácter de secretas (es el caso del Presidente del Banco Dr. Egidio Ianella).-

g) Operaciones de créditos de empresas del Estado: No se les fijó a las mismas normas claras para la contratación de créditos en el exterior, relativas de interés, condiciones de vencimiento, destino o utilización, etc; y sin efectuarse un seguimiento de las actuaciones.-

h) Omisión de actuaciones: o no tener en cuenta las actuaciones que le caben a la Gerencia de Investigaciones y Estadísticas Económicas del BCRA, o desatender sus conclusiones en relación al endeudamiento a que se llega en diciembre de 1983, la gravedad de esto se acrecienta si se tienen en cuenta los artículos 3° inciso b y 35° de la Carta Orgánica del BCRA -referidos al mercado de cambios, al asesoramiento del BCRA y al cuidado de las reservas de la Nación-.

i) Entiende que los ex-Ministros de Economía José Alfredo Antonio Martínez de Hoz, Lorenzo Sigaut, Roberto Aleman y Jorge Wehbe y los ex-Presidentes del BCRA, Adolfo C Diz, Domingo Cavallo, Egidio Ianella y Julio Gonzalez del Solar, deben  esclarecer en que basaron su política económica y del sector externo y en caso de no haberse recibido los informes deberían producirlos los organismos  y dependencias responsables del tema.-

j) Endeudamiento externo de YPF: se debe explicar porque no se cumplió con la política de precios.-

k) Se debe tener en cuenta la eventual corresponsabilidad de los organismos  financieros internacionales y la banca acreedora externa. A cualquier observador atento y sin necesidad de ser especialista en economía y finanzas le resulta llamativo e incomprensible la permisividad mostrada por los organismos financieros internacionales para que la Nación Argentina llegue a la situación de incapacidad para amortizar su deuda externa y pagar los intereses correspondientes.

      Con independencia de las causas, valoraciones y/o juicios valorativos que en definitiva impulsó a las autoridades económicas y financieras del país en el lapso de 1976/1983, a contraer tan abultada y perjudicial  deuda externa, llama poderosamente la atención, por el interrogante que plantea, la permisividad de los organismos financieros internacionales y la actitud concordante de la misma banca extranjera que hoy reclama a la República Argentina el pago de sus acreencias.

          El Gobierno Constitucional asumido el 10-12-1983 expresó en forma clara y precisa que: “ La deuda externa es otro serio problema que afronta el gobierno argentino. La magnitud de esta deuda quintuplica el valor de las exportaciones  anuales argentinas y compromete, sólo el pago de intereses, algo menos de la mitad del ahorro nacional. Fue contraída a través de una política económica autoritaria y arbitraria, en la cual los acreedores tuvieron activa participación, sin beneficio alguno para el pueblo argentino, el gran ausente en todo este proceso.” (Punto 4 de la carta de intención elevada por el Gobierno Nacional al FMI, con fecha 9-6-1984, página 6).

      l) A fin de valorar adecuadamente el rol que, a los fines de su creación, desempeña el FMI se citan párrafos del trabajo producido por el CPCECF:

“El FMI, creado en 1944 en la Conferencia de Bretton Woods con el acuerdo de 39 países signatarios, fue aumentando gradualmente su importancia hasta constituirse en la actualidad en el principal control del funcionamiento general del sistema financiero internacional. Su función primordial es el manejo de la liquidez internacional, incluyendo el financiamiento de los desequilibrios externos de los países miembros” (página 5 del trabajo “La crítica situación externa del país y el FMI” del CPCECF).

      ll) Por ello considera, atento a lo expuesto, y a lo prescripto en los artículos del Acuerdo Constitutivo del FMI que se debe determinar la corresponsabilidad y eventual culpa de los organismos financieros internacionales y de la banca acreedora, y sugiere que se debe verificar si, durante el período bajo investigación, concurrieron al país, misiones técnicas del FMI, para analizar la marcha de la economía argentina y su proyección futura fueron requeridos a las autoridades económicas pertinentes “Estados Históricos y Proyecciones del Balances de Pagos y Estados Conexos” que permitiesen valuar la marcha del sector externo de la economía argentina.-

Además, si concurrieron al país misiones técnicas del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento para analizar la marcha de la economía argentina o para tratar el financiamiento de proyectos de inversión; si se recibió alguna comunicación formal o informal respecto al nivel del endeudamiento externo argentino, a su composición, a su perfil de vencimiento, etc -por parte del FMI o por parte del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento.-

      m) Con respecto a las operaciones de colocaciones en el exterior de las reservas internacionales, de las divisas disponibles, operatoria en la que se obtenían rendimientos inferiores a los costos que originaba el endeudamiento, señala que se debe verificar la existencia de opiniones y/o comentarios técnicos, económicos, financieros y legales que merecían tales operaciones en los niveles responsables de conducción y control, dentro de cada uno de los organismos que efectuaron dichas operaciones.-

           4) Con relación al resumen y consideraciones finales de su informe, expresa:

 - Que el informe constituye una apretada síntesis, que procura brindar un detalle pormenorizado de los resultados y conclusiones logrados hasta el presente, informar del estado actual de tareas y trabajos cumplidos, y la necesidad de proseguir los mismos, y entiende que la investigación se debe ampliar  hasta el  9-12-83.

 - Considera finalmente que, basado en su experiencia docente, universitaria y profesional -en el campo económico, financiero, administrativo y contable- distinguir no es separar, en la pericia se ha distinguido el hecho económico del financiero, y a pesar de su importancia intrínseca que pueda tener, no puede ser separado del contexto global -nacional e internacional- en el que está inserto; que tampoco a lo largo de las tareas realizadas se han separado los términos “autoridad” del de “responsabilidad” pues entiende que uno está estrechamente vinculado con el otro. Deja constancia que las tareas periciales para el informe, las realizó conjuntamente con el perito ad-hoc Dr.  Sabatino  Forino -luego renunciante-.

      B) Informe de los peritos oficiales Fernando Curat y José Robles y los peritos ad-hoc William L Chapman y José A. Gomariz.-

      Elevan su informe con fecha 1-8-84, el mismo obra a fs 1827/43, sus aspectos salientes son:

       1) Conclusión básica hasta el 30-6-84, formulan dos apreciaciones sobre las evidencias obtenidas en la causa-

a) Existen fundamentos para opinar que la administración de la deuda externa del país se realizó de una manera nada prudente, de forma tal que el acrecentamiento producido en el endeudamiento entre 1976 y 1982 no parece tener justificación económica-financiera ni administrativa.-

b) De las evidencias obtenidas sobre la administración de la deuda externa del país existen actos aparentemente irregulares de los que serían “prima-facie” responsables los ministros de economía, presidentes del BCRA y directores y funcionarios de organismos estatales actuantes en los respectivos períodos entre 1976 y 1982.-

c) Seguidamente formulan consideraciones respecto a la primera apreciación, que permitirán determinar la gravedad que revisten los actos que aparentan entrañar irregularidades.-

       2) Fundamentos que respaldan la opinión de que ha habido una imprudente administración de la deuda externa.-

      a) Consideran que el haber permitido que la deuda externa llegara a las cifras estimadas por el BCRA al 31-12-82, de más de dólares 32 mil millones y estimadas al 31-12-83,   en más de u$s  40 mil millones, sin que las autoridades gubernamentales del período 1976/1983 tomarán medidas para evitar su crecimiento, es demostración de haberse aplicado una política perjudicial para la economía del país. Ello es así porque se reconoce hoy en todo el contexto que el país tendrá gran dificultad para desembolsar lo adeudado, cosa que los firmantes juzgan que la conducción del país debió haber previsto desde el inicio de la política gubernamental, y es por ello que consideran que la administración fue imprudente.-

      b) Para abonar esta conclusión, con evidencias que surgen de la pericia realizada en esta causa, destacan los siguientes hechos de las constancias de autos.

-i) Según actas labradas en el Ministerio de Economía, el 23-5-83 y el 18-7-83, se ha advertido una actuación discrecional en la concertación de negociaciones con el FMI. Los instrumentos firmados no fueron dados a publicidad en el país.-

-ii) Según información suministrada por el BCRA, sobre las operaciones de inversión automática por intermedio del Federal Reserve Bank de Nueva York, y sobre aceptaciones de bancos de esa plaza, permite establecer una actividad discrecional de las autoridades del BCRA, y de otros informes, también con respecto a colocaciones en el exterior de las reservas internacionales se confirma que tales autoridades han ejercido sus funciones sin contar con la aprobación previa del Ministerio de Economía, ni con informes técnicos sobre la oportunidad, mérito y conveniencia de cada colocación.-

-iii) Atento a informes producidos por el Dpto. de Cuentas Nacionales del BCRA de fecha 23-12-76, evidencian un comportamiento del funcionario argentino Dante Simone, representante ante el FMI, tendiente a obtener financiamiento externo, sin que aparentemente se dieran las condiciones requeridas para ello.-

-iv) Las operaciones sobre los préstamos sindicados a mediano y largo plazo, en los mercados internacionales de capitales, garantizados por el Tesoro Nacional, atento a la información remitida por el BCRA, se efectuaron en forma discrecional, sin cubrir razonablemente cuanto concierne a la legalidad, oportunidad y mérito.-

-v) Según información del BCRA, las estimaciones mensuales de pagos a realizar por el sector público evidencian una evolución creciente de tales compromisos; la magnitud de los mismos, estimada por los sectores técnicos, determinaban la peligrosidad de asumir nuevo endeudamiento, no obstante las autoridades del Ministerio de Economía de la Nación. la Secretaría de Hacienda y BCRA, mantuvieron sus decisiones que provocaban el acrecentamiento progresivo de la deuda pública externa y estimulaba el endeudamiento externo del sector privado.-

-vi) Se mencionan también como fundamentos los ya apuntados en el informe del Dr. Tandurella, y referidos a los trabajos presentados por los peritos Osvaldo Trocca y Héctor Valle, Juan Carlos de Pablo, y el de Enrique Garcia Vazquez, así como lo relacionado al Memorando de Entendimiento y Carta de Intención del Gobierno Nacional con el FMI -punto N° 9 - y el “contrato de préstamo puente” por dólares mil cien millones.-

       3) Consecuencias emergentes de la gestión cumplida entre abril de 1976 y diciembre de 1982.-

      a) La Nación Argentina carece actualmente de capacidad de pago para cancelar su deuda externa, situación a la que se llega por la evolución de ese creciente endeudamiento externo  entre 1976 y 1982; el país ha quedado expuesto a la voluntad de sus acreedores -públicos o privados-, con quienes no le será fácil llegar a un acuerdo satisfactorio; y al mismo tiempo el país ha quedado desguarnecido ante las modificaciones que puede sufrir la tasa de interés en los mercados externos, cuya tendencia alcista ha aumentado las dificultades que provoca de por sí el excesivo endeudamiento.-

      b) Existe serio riesgo de que las discrecionales modificaciones que pueden disponer en su legislación y prácticas financieras los países acreedores afecten aún más la factibilidad del cumplimiento de los contratos y operaciones pendientes de pago.-

      c) Si bien no se cuenta aún con información fehaciente acerca del destino dado a los fondos tomados en el exterior entre 1976 y 1982, no existen evidencias de que haya mejorado sensiblemente el sistema productivo o la infraestructura como para generar a corto plazo una grandemente incrementada capacidad de pago, que posibilite el cumplimiento en tiempo y forma de las obligaciones asumidas.-

      d) El peso de la deuda externa gravita fuerte y negativamente en las perspectiva de obtener, en el corto plazo, una mejora sustancial en la situación económica y social del país, por lo que se dificultan las tareas de reconstrucción que han puesto en marcha las autoridades constitucionales. Además se ve negativamente afectado el ingreso “per cápita”, actual y futuro de la población del país.-

      Por ello estiman que dichas consecuencias confirman la opinión dada acerca del desacierto evidenciado durante el período abril 1976/dic 1982 en la conducción y ejecución del endeudamiento externo, y valen como marco de referencia para lo que se expone al enumerar las irregularidades observadas en la administración de la deuda externa en el período indicado.-

      Casi todo lo expuesto concierne al juzgamiento de una política económica, tarea que le compete más bien al Congreso Nacional, pues el período comprendido entre abril 1976/dic 1982, se caracterizó por ser administrado por un gobierno de facto, deberá determinarse en que forma el Poder Legislativo actual ha de juzgar cómo  administraron dicho período.-

      4) Irregularidades observadas en la causa y sugerencias de medidas.-

      a) Treinta cuatro primeras operaciones de endeudamiento externo, concertadas por el BCRA entre abril y septiembre de 1976, las autoridades del BCRA se apartaron en repetidas ocasiones de lo institucional , legal y reglamentario, aplicable a dichas operaciones, se verificó la actuación de Narciso Ocampo y Juan Peralta Ramos, a pesar de lo manifestado en contrario por el ex-Presidente del BCRA Julio González del Solar, analizándose algunas de dichas operaciones.-

      b) Según lo que surge de la Memoria de YPF del año 1982, indebida asignación de los recursos de la deuda externa, con motivo del endeudamiento externo de YPF, pues las divisas provenientes de dicho endeudamiento fueron volcadas al mercado de cambios para favorecer la política de apertura de la economía, ello significó desviar los fondos externos del presunto destino que motivó la concertación de las operaciones de endeudamiento; la última autoridad de YPF, anterior al regreso del Gobierno Constitucional, reconoció que las autoridades económicas y financieras del país decidieron el endeudamiento externo de la misma sin que las divisas obtenidas se destinaran a atender sus necesidades financieras en moneda extranjera. Y se señala que  influyó en la situación que llevó a YPF al aumento de su necesidad de financiamiento la fijación oficial de precios para los productos que comercializa sin ajustarse a los niveles que hubiera correspondido.-

      c) Similar situación se planteó en general con las tarifas de las empresas públicas, que fueron determinadas en niveles que obligaba a su endeudamiento, e impulsadas por decisiones de las autoridades económicas y financieras a hacerlo en el exterior, pues como consecuencia del sistema financiero implantado en el exterior las tasas domésticas eran más altas, ambas circunstancias son conexas; que todo ello pudo comprobarse por la actividad cumplida por la SIGEP en YPF y SEGBA y por el análisis de la documentación.-

      d) No existen constancias de la intervención, como organismo de control, del Tribunal de Cuentas de la Nación, en las operaciones de endeudamiento externo, no se verifica el control de legalidad del citado organismo.-

      e) Tratamiento especial para ciertas empresas: El BCRA exceptuó al BANADE y al Bco. Ciudad de Bs. As. del régimen general para que el otorgamiento de préstamos se ajuste a una relación técnica entre su monto y la responsabilidad patrimonial del deudor, esta situación se originó por los avales concedidos a algunas empresas privadas tales como Acindar, AUSA, ALUAR, Papel Prensa, Parques Interama.

      f) Omisión del BCRA de cumplir con sus obligaciones financieras de Agente Financiero del Estado, ya que no ejerció adecuadamente dichas funciones, como surge de la lectura y análisis de las actas de reuniones de Directorio, no obstante que sus resoluciones sobre funciones y misiones de la Gcia. de Investigaciones y Estadísticas Económicas posibilitan que las autoridades económicas y financieras tuvieran elementos de juicio para actuar conforme a la evolución de la economía internacional y del país. De ahí que resulte inexplicable que el Comunicado 3357 del 25-2-83 consigne como importe de la deuda que vence en ese año una suma seis veces superior al saldo de la balanza comercial. Esta situación además de incomprensible, con relación a la responsabilidad de los denunciados, adquiere caracteres de suma gravedad, pues el artículo 35, Capítulo VIII - Relaciones con el Gobierno Nacional- de la Carta Orgánica del BCRA, expresa: El banco deberá informar al Ministerio de Economía de la Nación, sobre la situación monetaria, crediticia, cambiaria, fluir de fondos, balance de pagos y del producto e ingreso nacional, formulando en cada caso las consideraciones que estime conveniente.-

      g) Se reiteran las irregularidades ya mencionadas en el informe del Perito Tandurella, referente a las operaciones con letras de tesorería en moneda extranjera, avales otorgados por el Tesoro Nacional en beneficio de empresas privadas y la tramitación personal de financiamiento externo ante tres entidades bancarias en los EEUU de Norteamérica por el ex- Vicepresidente del BCRA, sin existencia de dictamen alguno de los organismos técnicos.

      h) Omisión del Presidente del BCRA de informar al Directorio sobre asuntos de urgencia, decididos personalmente, sin intervención del Cuerpo: las excepciones relativas al tratamiento especial para determinadas empresas fueron otorgadas por el Presidente del BCRA (o el Vicepresidente en ejercicio de la Presidencia) sin el tratamiento del tema en el Directorio, pues dicho funcionario usó la atribución que le otorga la Carta Orgánica del BCRA, en su art. 11, aunque no se justificaron las razones de urgencia que este requiere. Se comprobó además que sin explicitarse tales razones se dispusieron por ese procedimiento de excepción medidas de suma importancia, por ejemplo, las modificaciones de fondo introducidas en 1982 durante la gestión de Domingo Cavallo, como Presidente del BCRA, procedimientos requeridos por problemas existentes en entidades financieras del sistema que fiscaliza la Institución, operaciones financieras, etc.-

      i) Actas secretas: No surgen explicaciones sobre los asuntos tratados en dichas actas y la razón de su carácter de secretas durante el desempeño del Dr. Egidio Ianella como Presidente del BCRA.-

      j) Operaciones de créditos de Empresas Estatales: no surgen las causas por las cuales no se les fijó a las Empresas del Estado, normas claras para la contratación de créditos en el exterior, relativas a tasas de interés, condiciones de vencimiento, utilización, y por qué no se hizo un seguimiento de tales contrataciones  y,  en relación a YPF,  las causas por las cuales no se cumplió con la política de precios fijada en la Ley de Hidrocarburos, como surge de la Memoria del Directorio de dicha Empresa para el año 1982.-

      k) Omisión de actuaciones o, en su defecto, de no tener en cuenta las actuaciones que le caben a la Gcia. de Investigaciones y Estadísticas Económicas: el endeudamiento al que se llegó en diciembre de 1983 parece haberse producido sin la intervención de la citada Gerencia o desatendiendo a las conclusiones de ésta, la gravedad y responsabilidad sobre este tema se acrecienta enormemente si se tienen en cuenta los artículos 3°, inc b; 6° y 35° de la Carta Orgánica del BCRA con relación a los ex-Ministros de Economía del período investigado: Dres José Alfredo Martínez de Hoz, Lorenzo Sigaut, Roberto T. Alemann y Jorge Wehbe y los ex-Presidentes del BCRA Dres. Adolfo C. Diz, Egidio Iannella, Domingo A. Cavallo y Julio González del Solar.-

      5) Resumen y consideraciones finales: consideran que el informe  procura brindar un detalle relativamente pormenorizado de los resultados y conclusiones logradas hasta su presentación e informar acerca del estado actual de las tareas y trabajos ya cumplidos; expresa la necesidad de proseguirlos, y que es necesario ampliar la investigación hasta el 9-12-83, pues los actos celebrados desde el 31-12-82, por las autoridades que estaban en funciones desde esta última fecha, presentan similitudes con los que dieron lugar a las denuncias.-

siguiente...