26) Informes sobre las reservas internacionales y las primeras treinta y cuatro operaciones del BCRA.

      a) Colocación de reservas internacionales (RI) en el exterior:

      Obra a fs. 5730/46, fue aportado por el perito ad-hoc Alberto Tandurella, al declarar testimonialmente en el Tribunal a efectos de ratificar su informe final sobre la deuda externa; el mismo fue realizado conjuntamente con el Dr. Sabatino Forino, a requerimiento de la Presidencia de la Nación, y presentado ante la misma, con fecha 9-1-84; su contenido se refiere a las colocaciones de las RI en el exterior durante el gobierno de facto.

      1) En su formulación y antecedentes expresan  la delicada situación que atraviesa el país como consecuencia de la deuda externa contraída durante el gobierno de facto que comienza el 24-3-76 y finaliza el 9-10-83, que el trabajo encomendado debe entenderse como formando parte de las tareas realizadas en la causa 14467, que para una apreciación global del problema exponen los antecedentes que justifican el criterio básico que se sustenta sobre  serias y notorias deficiencias observadas en los actos y en las operaciones que han llevado a límites excesivos el endeudamiento externo y el nivel de las RI. Mencionan entre los antecedentes los informes obrantes en la causa  sobre las irregularidades en la emisión y colocación de Letras de Tesorería en moneda extranjera, sobre otorgamiento de avales en el Ministerio de Economía, por el Tesoro Nacional, sobre las primeras 34 operaciones concertadas por el BCRA.

      2) El fundamento del estudio, teniendo en cuenta las fuentes documentales, respecto de la relación de la deuda externa con el incremento de las RI del país y la correlación entre el nivel y la composición de éstas con las colocaciones en divisas, hechas por el BCRA en instituciones bancarias del exterior, entienden que no consideran justificada la necesidad de endeudamiento para obtener divisas destinadas a fortalecer las RI, ni con mayor motivo haber colocado una considerable proporción de tales reservas en entidades bancarias del exterior, y tampoco que éstas hubieran podido disponer del destino final de los fondos por ese procedimiento, ya que ello significaba asistir crediticiamente a unidades económicas de los países en que se radican esas entidades bancarias, soportada por la Argentina, máxime cuando el país se vio obligado a acudir al endeudamiento externo con la banca privada internacional a costos más altos para obtener una importante proporción de dichos fondos; agregan que ha existido una total desvirtuación del sentido técnico y de la justificación de las RI, conforme a la doctrina económica y financiera. Efectúan asimismo un detalle de las fuentes documentales del estudio.-

      3) Realizan luego un análisis de la documentación compilada y de los datos obtenidos, mediante el procesamiento y gráfica de la información estadística en las fuentes documentales, expresan que las fuentes informativas adquieren importancia para definir adecuadamente, el sentido y la naturaleza que asumen las conclusiones, sobre el imprudente manejo de las cuestiones investigadas y que encuentran fundamento en la forma advertida de como los responsables de las RI han actuado en la forma que mereció nuestro juicio adverso en el informe del 28-12-83 ante el Tribunal. Acompañan cuadros sobre evolución de las RI, de las colocaciones en el exterior, de las importaciones, exportaciones, incremento de colocaciones, RI y relaciones entre dichas variables, así como una gráfica (fs. 5745) de la evolución de dichas variables acotando que ello permite una mejor visualización de la irracionalidad del manejo dado al asunto en el período investigado, que permite formular:

-El aumento de las RI y el aumento de las colocaciones en el período 1976/78 es correlativo al aumento de la deuda externa, pero se debe tener en cuenta la situación de premura de fines de 1975.

-El aumento de las RI en el lapso de 15 meses -Noviembre/1978 a febrero/1980- alcanza a 4.959 millones de dólares, por lo cual el mantenimiento de tan importante masa de divisas y otros activos no podía requerir el aumento de la deuda externa; sin embargo, en 1979 se incrementó un 52 %, de  12.946 M a 19.034 M; el desvío de 1979 sigue en 1980, siguen aumentando las RI y las colocaciones en el exterior y se adoptan decisiones que aumentan la deuda externa.

-El aumento de la relación colocaciones/RI en el período 1976/80, es excesivo y no implica un mejor manejo de las RI, y notoriamente superior a lo exigido para afrontar contingencias imprevisibles, y la relación RI/importaciones en el mismo período duplica con creces el nivel más alto histórico en 1968; todo ello según surge de los cuadros que integran el estudio.-

      4) Consideran que de la información requerida al BCRA, la SIGEP e YPF surge que se han efectuado operaciones de colocaciones a plazos superiores a los tres meses, mayores a los convenientes para satisfacer condiciones de disponibilidad de la moneda extranjera; que en la selección de la contraparte para efectuar las colocaciones no se seleccionaron entidades de primera línea, ni se aprovechó para negociar la situación de ente rector financiero del BCRA; la continuidad de las colocaciones que pretendían obtener algún rendimiento en realidad favoreció los intereses de la banca privada internacional.

      El Chase Manhattan Bank recibe mensualmente colocaciones de 22 millones de dólares entre julio/1976 y noviembre/1976 (colocaciones que se acrecientan en 1977) a tasas de alrededor del 5.5/8 %; entretanto el BCRA recibía un préstamo de dólares 30 millones a 90 días al  8.3/4 %; el país paga intereses por una suma que se coloca casi en sus tres cuartas partes en el mismo banco; también se advierten errores de administración financiera en el endeudamiento de YPF, que tomó 153 préstamos entre febrero de 1979 y marzo de 1980, en su mayoría con plazos menores a los seis meses, casi todos correlativos con  la colocación de RI en el exterior; asimismo existen un número variado de situaciones referidas a las consecuencias directas de efectuar colocaciones en el exterior, que terminan por financiar al tesoro de los EEUU, cuando el sistema de la Reserva Federal adquiere automáticamente sus letras o participa en las  aceptaciones bancarias a deudores del sector privado; siendo otra cuestión la modalidad operativa de las Sucursales del Banco de la Nación Argentina en Gran Bretaña y EEUU, con las partidas de las RI allí colocadas y que constituyen una importante masa de maniobras para su desenvolvimiento operativo, no hecho conocer por el citado Banco en lo relacionado a dicho régimen y a su fiscalización.-

      5) Concluyen en síntesis:

- Que el aumento de las RI y de las colocaciones en el exterior es correlativo del aumento de la deuda externa, y el nivel excesivo de las RI, llevan a determinar un monto notoriamente exagerado y perjudicial en las colocaciones en el exterior. 

- Las autoridades económicas y financieras y en su aspecto político el Ministerio de Economía de la Nación, en relación a todo lo expuesto, han contado con el conocimiento y consentimiento de los más altos niveles de la conducción política del país que expiró el 9-12-83.

 

      b) Primeras 34 operaciones en el exterior.-

      A fs. 5811/24, obra informe de los peritos ad-hoc S. Forino y A. Tandurella, de fecha 24- 11-83, sobre comprobaciones efectuadas en el BCRA, por medio de la compulsa de actas de Directorio y actuaciones sobre operaciones con el exterior, que surgen de 15 de las 206 actas del período marzo/76 a dic/82. Atento a lo requerido por el Tribunal se establecieron situaciones, hechos y omisiones que surgen del estudio de las primeras 34 operaciones concertadas por el BCRA a partir de abril/76, incluso antes de la constitución del nuevo Directorio con posterioridad al 24-3-76. Se examinaron los legajos de las operaciones, y efectúan un detalle y análisis de cada una de ellas -algunas de las cuales ya fueron analizadas en el informe de los peritos sobre la conclusión básica de fs 1802/1843-  sintetizando las siguientes conclusiones:

- Personas que no eran funcionarios públicos efectuaron gestiones personales ante entidades financieras del exterior para propiciar préstamos por cuenta del BCRA, sin poderse determinar los motivos que tuvieron para ello, cuales fueron las razones que impulsaron al BCRA a aceptarlo y si recibieron alguna retribución directa o indirecta por sus servicios (por ejemplo: préstamo N° 3).-

- Tasas de interés pactadas superiores a las normales a juicio de los sectores técnicos del BCRA (préstamos N° 9 y 16).-

- No se individualizó a las autoridades de la Institución a la que se alude como “superioridad” al mantenerse en nombre del BCRA conversaciones con la banca internacional para gestionar créditos.-

- Se han firmado documentos y compromisos en Bs. As. redactados en idioma extranjero, sin haber sido traducido en el mismo acto al idioma nacional (préstamos N° 12,13 y 27).-

-Se han aprovechado las negociaciones destinadas a concertar préstamos para que los acreedores intercedieran en favor de intereses de empresas extranjeras que se encontraban en litigio con el país (préstamo N° 6).-

- Algunos directores del BCRA actuaron personalmente en la negociación de operaciones financieras sin autorización previa del Directorio y sin disponer de los estudios técnicos de los sectores correspondientes de la institución (préstamo N° 12).-

- No se ha dejado constancia de los motivos que decidieron la selección de los acreedores, salvo en las renovaciones o prórrogas, esta observación es aplicable a todas las operaciones estudiadas.-

- No se ha explicado porqué se han aceptado las modalidades y condiciones que los acreedores ofrecieron o propusieron al BCRA, lo cual sucedió en todas las operaciones.-

- No ha quedado documentado en las actuaciones compulsadas en las actas de Directorio el destino dado a los fondos obtenidos, situación evidenciada en casi todas las operaciones investigadas, salvo las destinadas al mercado de cambio o la financiación de exportaciones (por ejemplo préstamos 2,17,20,25,32 y 33).-

siguiente...