27) Informe final de los peritos.

      A fs. 5354/5406, los peritos Contadores Oficiales Dres. Alfredo A. Peralta y Fernando M. Curat y los peritos Contadores Ad-hoc William Leslie Chapman, Alberto N. Tandurella y José A. Gomariz, presentan informe pericial final, cuyos aspectos primordiales se sintetizan.-

      -Que con motivo de la labor encomendada revisaron la totalidad de las actuaciones, a fin de determinar si se han añadido nuevos elementos a los ya compulsados y que dieron lugar a los anteriores informes. Que el informe que presentan está estrechamente vinculado con los informes parciales y conclusiones básicas ya presentadas en las actuaciones desde el comienzo de la investigación, que todos ellos  requirieron minuciosas y complejas compulsas y análisis económicos-financieros en distintos organismos de la Administración Pública, Bancos Oficiales, Empresas del Estado y Organismos de Control.-

      -Puntualizan el entorpecimiento sufrido en la investigación ante la actitud de las autoridades del BCRA y del Banco de la Nación Argentina relacionada con las siguientes cuestiones: no exhibición de actas, la existencia de actas secretas (fs. 493/517 y 524/530), ya analizadas en este resolutorio -Capítulo II, punto 7, apartados a) y b)-.

      -Que asistieron a todas las declaraciones realizadas en la sede del Tribunal desde el inicio de la causa, y destacan la de los funcionarios de la Administración Pública y del BCRA, realizan transcripciones de las declaraciones, y analizan las mismas, se pronuncian sobre la deuda externa en su conjunto, sobre el endeudamiento externo de YPF y sobre el endeudamiento externo en forma anticipada, para atender requerimientos del mercado de cambios.-

 

      1) Que en relación a lo expresado por el Dr. Diz, debe tenerse en cuenta:

      i) Respecto de la Carta Orgánica del BCRA(COBCRA):

a) Que la COBCRA, ley 20.539/73 en el art 3° inc. b, establece en relación al objeto del Banco: “Ejecutar la política cambiaria, trazada por el Ministerio de Economía, con el asesoramiento del Bco. Central y concentrar y administrar las reservas de oro y divisas y otros activos externos del país”.-

b) Que el artículo 4° de la COBCRA, dispone que: “La actuación del Bco. se ajustará a las directivas generales que en materia de política económica, cambiaria  y financiera que el Gobierno Nacional dicte por intermedio del Ministerio de Economía (Ley 21634 /76)”.-

c) El art. 6 de la COBCRA, establece: “El Bco. estará gobernado por un Directorio compuesto por un Presidente, un Vicepresidente y ocho Directores, todos ellos deben ser argentinos nativos o por naturalización, con no menos de 10 años de ejercicio de la ciudadanía, deberán ser personas que tengan idoneidad, en materia económica, legal o financiera (Ley 22.467/81)”.-

d) El art. 31 de la COBCRA: “El Bco. actuará por cuenta del Gobierno Nacional....en la atención de los servicios de la deuda pública....externa”.

e) El art. 35 prescribe: “El Bco. deberá informar al Ministerio de Economía de la Nación, sobre la situación monetaria, crediticia, cambiaria, fluir de fondos, balance de pagos y del producto e ingresos nacionales, formulando en cada caso las consideraciones que estime pertinente”.-

f) El art. 37 fija: “El Ministerio de Economía de la Nación suministrará al Banco la siguiente información correspondiente a cada trimestre...Estado de la deuda consolidada y flotante, interna y externa”.-

      ii) Que cabe señalar que el BCRA cuenta dentro de su estructura orgánica con la Gerencia de Investigaciones y Estadística Económica, cuya misión es realizar estudios económicos y tareas de carácter estadístico vinculadas con el cumplimiento de las funciones específicas del Bco. y  cuyas funciones son:

a) Estudiar e informar sobre el desenvolvimiento coyuntural de los distintos sectores de la actividad productiva indagando los factores reales y financieros que determinan el volumen y estructura de la oferta y demanda interna y externa de bienes y servicios que producen.-

b) Efectuar el cálculo estadístico de las variables macroeconómicas por sectores, investigando los vínculos intersectoriales mediante un sistema integrado de cuentas económicas por instituciones sociales.-

c) Elaborar periódicamente los estudios históricos y proyecciones del balance de pagos y estados conexos e informar sobre la marcha del sector externo.-

d) Coordinar y compatibilizar las tareas vinculadas con la memoria anual del Bco. conforme los textos que preparen la Gerencia y otras dependencias del Banco, conforme a las áreas de competencia.-

e) Preparar e intervenir en la publicación del boletín estadístico, para lo cual contará con la colaboración de las dependencias del Bco.-

f) Conducir las tareas estadísticas que se realicen en las distintas dependencias del Bco., para facilitar el uso múltiple de las informaciones con fines operativos y analíticos. Formular las normas metodológicas, para el relevamiento de muestras estadísticas.-

      iii) Que respecto a lo sustentado por el Dr. Diz a juicio de los expertos, las citadas disposiciones, referidas al BCRA, determinaban un marco de referencia que permiten concluir que las autoridades del Banco tenían deberes y atribuciones como para ejercer un cuidadoso control sobre el proceso ascendente del endeudamiento externo que impidiera que llegara a importes inmanejables; sólo una interpretación estrecha de la COBCRA,  desvirtuante de las funciones específicas del BCRA, permitiría concluir que al Directorio del Banco sólo le concernía la determinación del saldo de reservas de divisas, independientemente de los montos de endeudamiento externo que se iba acumulando a favor de los acreedores del exterior.-

      iv) Que las reflexiones que con respecto a la acumulación paulatina de endeudamiento  formuló José Alfredo Antonio Martínez de Hoz en fs. 5310 y sgtes., para quien conforme la práctica bancaria usual en el país y el exterior el endeudamiento externo al 31-3-81 era a su juicio satisfactorio con relación a la cifra de las exportaciones:

a) dicha afirmación es incorrecta y carece de sentido, porque relaciona en forma directa y excluyente a dos magnitudes económicas: la deuda externa y las exportaciones, cuando los importes de ambas no guardan una correspondencia bi-unívoca y excluyente de otras magnitudes económicas. La práctica bancaria en el país y en el exterior y la opinión de los economistas no se limitan a relacionar ambas magnitudes como lo hace el Dr. Martínez de Hoz, aunque en algunas publicaciones aparece como indicado;

b) para descalificar la metodología de comparar la deuda externa con las exportaciones, si estas fueran 10 o 100 veces mayores de lo que son, no se podrían comparar con la deuda externa, o si son adecuadas o no, pues las divisas provenientes de las exportaciones podrían quedar absorbidas por el pago de las importaciones del mismo tamaño o aún mayores. Que así lo exponen la opinión de funcionarios internacionales y una extensa bibliografía que se utiliza en diversas universidades, entre ellas la del texto “Economy International” de Miltiades Chacholiades, editado por Mc Graw Hillen en 1988, libro dirigido a los estudiantes, enseñanzas básicas que sí deben ser conocidas por los que ocupan cargos elevados en la conducción económica de un país. Una de las enseñanzas está en la página 367: “El superávit de cuenta corriente....significa que los activos externos netos del país que informa aumentan (o que obligaciones netas en el exterior disminuyen). Esto es muy similar a la familia que usa parte de su ingreso para incrementar sus activos (o reducir sus deudas)”. Que está claro que es necesario un superávit de cuenta corriente para hacer que las obligaciones netas en el exterior (es decir deuda externa) disminuyan.-

c) Agregan un cuadro de la evolución del balance de pago de Argentina con cifras  provenientes de las Memoria del BCRA en el período de 1976/1985, dando las cifras  en millones de dólares del saldo de la cuenta corriente de los años 1973/1982: 72, -127, -1284, 650, 1290, 1833, -536, -4768, -4714 y –2358; se observa en el mismo que las cifras de las transacciones (cta. cte.) del período inmediatamente anterior a la gestión de Martínez de Hoz  no reflejan capacidad de pago para amortizar una deuda externa de la magnitud de la que llevó la política económica de este Ministro. Por el contrario el promedio de los saldos de los años 1973/1975 muestran un déficit anual de dólares 436,7 millones.-

d) Del citado cuadro surge que el Dr. Martínez de Hoz debió haber previsto que se produce un fuerte aumento de los servicios financieros (en el período de los diez años de 1973/1982 en millones de dólares son: -395, -333, -430, -492, -578, -571, -920, -1531, -3700, -4718) que debía pagar nuestro país como resultado del aumento de la deuda externa, y si no lo previó, tuvo cuadros como el que presentamos, y aún más detallados, de manera que estaba en condiciones de modificar su política económica sobre la marcha y evitar que se llegara a extremos incompatibles con una economía sana, y fueron un nocivo condicionante para implantar otras políticas económicas en el futuro. En la memoria anual del BCRA del año 1985, página 148, aparece la evolución de la deuda externa para el período 1975/1985.

En millones de dólares - (a): deuda externa al fin del período -(b): Monto

(c): incremento respecto del año anterior - (d):% de variación.-

         (a)

         (b)

        (c)

         (d)

    1975

      7875

         -

          - 

    1976

      8280

      405

      5,14

    1977

      9679

    1399

     16,90

    1978

    12496

    2817

     29,10

    1979

    19034

    6538

     52.32

    1980

    27072

    8038

     42,23

    1981

    35671

    8599

     31,76

    1982

    43634

    7963

     22.32

    1983

    45087

    1453

       3,33

    1984

    46903

    1816

       4,02

    1985

    48312

    1409

       3,00

e) De lo expuesto se puede observar que el fuerte aumento del endeudamiento externo se manifiesta entre 1977 y 1982 y de modo atenuado persiste y se prolonga en los años siguientes, y la tendencia continúa hasta nuestros días; el efecto del aumento continuo está causado por la capitalización de intereses, que debe hacerse mediante sucesivas refinanciaciones, ante la imposibilidad de pagarlos con otros rubros, con los saldos de otros rubros de las transacciones corrientes.-

f) Cabe preguntarse si el endeudamiento externo ha tenido algún efecto favorable. Algunos países se endeudaron con el fin de incorporar bienes de capital que fortalecieron sus economías, mas ese aspecto no estuvo presente en el caso de Argentina, como para atenuar el calificativo de desacertada a la política económica, aunque cabe reconocer que el fortalecimiento se produce también por otros factores.-

g) Apuntan también que si se limita sólo a la balanza comercial, la capacidad de reembolso del país no se manifiesta y agregan cuadro de evolución de la balanza comercial en el período 1973/1981,cuyas fuentes son las Memorias del BCRA.- 

En millones de dolares- X: exportaciones  - M: importaciones :-Saldo balanza comercial

      Año

        X

         M

        S

     1973 

     2961,3

      3946,5

     -985,2

     1976

     3916,1

      3033,0

      883,1

     1977

     5651,8

      4161,5

    1490,3

     1978

     6399,5

      3833,7

    2565,8

     1979

     7809,9

      6700,0

    1109,9

     1980

     8021,4

    10540,6

   -2519,2

     1981

     9143,0

      9430,0

     -287,0

      Los firmantes opinan que es el sistema mismo relacionado con la administración de los recursos vigente en nuestro país el que provoca que se acumule el endeudamiento. Por “sistema vigente en nuestro país” los firmantes entienden una forma de administrar los recursos internos y externos de la Nación Argentina que no cumple adecuadamente las disposiciones constitucionales -o directamente no las cumple- establecidas en la Constitución Nacional.

      Que en lo referente al endeudamiento externo de YPF, se refieren a las denuncias formuladas en la causa N° 9561 por el Dr. Carlos Saúl Menem y lo manifestado por el titular de YPF a la fecha de la denuncia en el sentido de que YPF fue impulsada a endeudarse en dólares, pues las divisas eran entregadas al BCRA, negándosele posteriormente el seguro de cambio, y que YPF se endeudó en dólares 4.500 M, no sabiendo a donde fueron a parar; apuntando también los peritos la declaración testimonial de Mario Fernández y las conclusiones de la pericia efectuada en YPF -que se expusieron en el punto 20 de este capítulo-.

      Referente a préstamos anticipados en YPF, destacan la nota del Presidente de YPF Carlos María Benaglia, del 20-2-1981, al Presidente del BCRA donde, según la misma, la empresa petrolera captó anticipadamente fondos en distintas entidades del exterior (seis préstamos) para atender necesidades del mercado de cambio, siguiendo orientaciones en tal sentido del BCRA, por un total de dólares 250 millones; que YPF no podía asumir riesgos, por atender diferencial de tasas y que para evitar perjuicio a YPF propone coordinar medidas y aplicar el uso de los fondos de acuerdo al programa monetario de YPF. Esto dio lugar a actuaciones en el BCRA, N° 620/14- 005539/81 del 26-3-81, cuyo detalle expone el tipo y forma de comportamiento llevado a cabo por el BCRA en el endeudamiento en moneda extranjera en el período investigado en el que se hacia incurrir a empresas y sociedades del Estado. En las citadas actuaciones interviene el Subgerente de Exterior y Cambios Sr. Jorge Magistrelli, el Gerente de Exterior Sr. Antonio Conde y el Gerente de Finanzas Públicas Sr. José Luis Machinea.-

En relación al cuestionario requerido por el Tribunal .-

      i) Con respecto a la actuación de los funcionarios del Ministerio de Economía de la Nación, de sus Secretarías, del BCRA y de las empresas del Estado, en las operaciones generadoras de la deuda externa, durante el período 1976/81, consideran que:

      a) hubo infracción a las normas legales y reglamentarias, específicamente a los arts. 3, inc. b, 4,6,31,35 y 37 de la COBCRA (ley N° 20.539) y a lo establecido en las misiones y funciones de la Gcia. de Investigaciones y Estadísticas Económicas -ya apuntadas- por parte de funcionarios del BCRA.-

      b) hubo omisiones en el desempeño de sus funciones y existe evidencias de torpezas o descuido en tal desempeño.-

      c) que con referencia a los compromisos asumidos sobre bienes e intereses confiados hubo un excesivo endeudamiento externo con relación a la capacidad de reintegro del país, como lo demuestra el continuo crecimiento de la deuda externa, que de un monto de dólares 7.085 M en 1975 pasó a la suma estimada actualmente -Noviembre /1991- en más de dólares 60.000 M y dólares 8.000 M en concepto de intereses.-

      ii) Respecto de la existencia de un proceder negligente en el manejo de las cuestiones financieras de un país y en particular en la falta de la necesaria prudencia, en la obtención, administración y utilización de los créditos externos que pueda obtener una Nación, reiteran que han obtenido evidencias que confirman tal proceder imprudente, ilustran específicamente, con algunos comportamientos por parte de funcionarios del BCRA, en el período investigado, con evidencias recogidas en la causa:

      a) Evidencias referidas a la causa general de la deuda externa, a fs 1323/50 se incorpora, el informe del 24-10-83, también sintetizado en el informe presentado el 2-7-84 -fs. 1802/43, punto 13 de este capítulo-, en el que se da cuenta de las comprobaciones efectuadas en el BCRA de las actas de Directorio y de actuaciones sobre operaciones con el exterior, se analizaron 34 operaciones entre abril y septiembre de 1976 por un monto de 703 millones de dólares y 10 millones de marcos alemanes (cuyo detalle ya fue expuesto).-

      b) Evidencias que surgen de declaraciones de distintos agentes por el trámite de la deuda externa y del endeudamiento externo de YPF SE, de lo desarrollado en el informe pericial que presentan (puntos 6 a 30), referente a lo expuesto en la causa por funcionarios del BCRA y de las empresas del Estado se considera que han suministrado datos relevantes de los que se puede concluir:

      El ex- Presidente del BCRA Dr. Adolfo Diz, admite no conocer detalles de procedimiento por el cual aquel organismo recogía la información de la deuda externa, consideró que no era su responsabilidad directa entender acerca de ella, afirmó que los datos al respecto eran estadísticos y no surgen de libros, si bien les otorgaba credibilidad, reconoció que en el BCRA no existía un sistema de alerta anticipado destinado a llamar la atención sobre los peligros que pudiesen plantear un aumento significativo y continuado del endeudamiento externo, consideró que estatizar la deuda privada decidida por el gobierno después que el dicente había actuado agravó el panorama que presentaba el endeudamiento externo.-

      Respecto de lo que antecede los expertos consideran que en virtud de las disposiciones de la COBCRA -ya señaladas- debió existir en este organismo y en el Ministerio de Economía un sistema que alertara a las autoridades que administraba la economía del país sobre el estado del excesivo endeudamiento externo, además en razón de lo informado sobre las funciones de la Gcia. de Investigaciones y Estadísticas Económicas, existía una estructura de apoyo administrativo capaz de instrumentar un sistema, y reiteran la opinión ya expuesta de que las autoridades del BCRA tenían deberes y atribuciones para ejercer un cuidadoso control sobre el proceso ascendente del endeudamiento externo y no que sólo podía concernirle la determinación del saldo de la reserva de divisas.-

      El ex Ministro de Economía de la Nación José Alfredo Martínez de Hoz en el período abril/76 a marzo /81, considera como positivo que la deuda externa en el período 1976/1980 equivalió aproximadamente a dos años y medio del volumen de las exportaciones de 1975, que si bien creció el endeudamiento externo, también crecieron las exportaciones en un 200 %, lo que demostró que la situación del país se había mejorado, al utilizar los mayores ingresos como respaldo para capitalizar el país, que este criterio es contrario a lo que sostiene la sana doctrina, en el sentido de que la deuda externa debe relacionarse con la capacidad del país para hacer frente a los pagos del servicio de dicha deuda, en términos de amortización de capitales e intereses, que las cifras expuestas en la evolución del balance de pagos 1973/82 indican que la capacidad de pago no se materializó, pues el saldo en varios años de las transacciones corrientes fue negativo; el asesoramiento que realizó el Ministerio de Economía con relación al endeudamiento externo no sólo se vio afectado por estas fallas, sino por las que surgen de las declaraciones de diversos funcionarios.-

      El funcionario del BCRA, José Luis Machinea -a cargo de la Gcia. de Finanzas-, declaró que las negociaciones específicas estaban a cargo del Dr Soldati, pero que en su definición también intervenía el Dr Folcini, que la Gcia. de Finanzas sólo aconsejaba sobre las fuentes de financiamiento interno, que existió una Comisión cuya tarea era ordenar las necesidades financieras de las empresas públicas, que el endeudamiento global de las empresas no era manejado por el BCRA, que la función de la Gcia. de Finanzas era encontrar mecanismos para que el endeudamiento de las empresas públicas  no generara problemas en el mercado financiero. Que cree que una operación de YPF no fue sometida a la aprobación de la Comisión a principios de 1981, que en ese año alertó sobre el endeudamiento a largo plazo de las empresas públicas y confirmó que la colocación de divisas era atribución de la Gerencia de Exterior y Cambios.-

      El Gerente de Exterior y Cambios Evaristo Evangelista aclaró que dicha Gerencia dependía de la Gerencia Principal y de la Presidencia del Banco, que para el financiamiento externo de las empresas públicas se debían hacer dos presentaciones, una al BCRA y otra al Ministerio de Economía, que tomaban decisiones conjuntas sobre el tema. Admitió que la renovación de créditos externos por capital e intereses se hacía por escasez de fondos, por necesidad de divisas, o por ambos motivos a la vez, que a veces se hicieron depósitos en bancos del exterior de créditos recibidos de éste, aunque no en forma global, que existía una Comisión para tratar préstamos externos, pero que ningún préstamo se resolvió sin la aprobación del Directorio del BCRA y las autoridades superiores del Ministerio de Economía.-

      Francisco Soldati, miembro del Directorio del BCRA, manifestó que integraba algunas comisiones del Directorio, que los temas tratados en la Comisión N° 1 o 3, eran temas de la Gcia. de Exterior y Cambios, que en el BCRA no se gestionaba ningún crédito, sino que se fijaban cronogramas a los que debían someterse las empresas públicas para concurrir a los mercados de capitales y luego informar del resultado de las ofertas, que la Comisión de préstamos intervenía una vez que había sido adjudicada para así llegar a un convenio tipo, que dicha Comisión la integraban funcionarios del BCRA, del Ministerio de RREE y de la Presidencia de la Nación. Que la Secretaría de Hacienda decidía si iba a hacer uso del crédito interno y las cifras definitivas se comunicaban al BCRA. El Banco fijaba cronogramas con operaciones de corto plazo luego consolidadas, que se las autorizaba a las empresas públicas a tomar fondos anticipadamente a sus necesidades, y luego se consolidaban a largo plazo; que en el principio del período 1976/80 se renovaron los préstamos por el capital sólo de unos pocos créditos; que en las operaciones de largo plazo se pagaron puntualmente los servicios de capital e interés; que en el BCRA se informó a la Comisión y al Directorio de los montos de endeudamiento; que los dólares tenían como destino final el BCRA, que los adquiría en el mercado de cambios, la empresa prestataria recibía del banco donde había negociado las divisas los pesos que necesitaba; el BCRA trataba de colocar dichos dólares a la mejor tasa por lo que en principio no existieron colocaciones simultáneas en la misma plaza de cantidades significativas: aceptó que cuando el BCRA buscaba aumentar las RI, las empresas se endeudaban pero para hacerlo a corto plazo, cuidando de mantener un nivel adecuado de liquidez.-

      Pedro Camilo López, gerente general del BCRA entre 1978/85, confirmó que quien se ocupaba del sector en el Directorio era Francisco Soldati; confirma lo ya expuesto de que las empresas públicas negociaban directamente de sus operaciones con el banco prestamista, pero consultaban con el BCRA a nivel de Directorio y la Gerencia General sólo prestaba asistencia operativa; que existía un registro que llevaba la estadística de la deuda externa, que se fue perfeccionando; que no se recibió ningún informe que puntualizara dificultades en el balance de pagos; no recordaba casos de préstamos recibidos y luego colocados en el mismo banco, pero no creía que las colocaciones fueran condición del préstamo; respecto a la intervención de gestores, reconoció que en 1976 ante el problema de déficit financiero en el sector externo hubo necesidad de gestionar, por intermedio de ADEBA, un crédito transitorio para subsanar necesidades inmediatas del tesoro, que ello no debía confundirse con una intermediación necesaria; que la cuestiones atinentes al endeudamiento externo no se trataban en el Directorio, sino  directamente por los directores entre sí.-

      Sobre el endeudamiento externo de YPF que influyó en la deuda externa en su conjunto, es relevante mencionar las declaraciones más salientes, a partir del ingeniero Carlos M. Benaglia ex presidente de YPF quien en nota dirigida al BCRA, en febrero de 1981, reconoció que dicha empresa en orientaciones emanadas del BCRA procedió a captar anticipadamente fondos requeridos para atender necesidades financieras del ejercicio 1981 (según detalle del informe); ello se manifestó en una presentación ante el BCRA, que dio lugar a una comunicación del Subgerente de Exterior y Cambios en marzo de 1981, Señor Jorge Magistrelli al Gerente de Exterior Antonio Conde en la que se detallan la captación anticipada de fondos, donde Magistrelli sostiene que ciertas operaciones habían excedido el margen de endeudamiento autorizado por el Ministerio de Economía y propuso que su posibilidad de manejo del problema fuera analizado por la Gerencia de Finanzas Públicas.-

      Sobre el particular en abril de 1981, el Gerente de Finanzas Públicas, José Luis Machinea destacó que la concertación de la operación obedeció al desarrollo deficitario del mercado de cambios y posiblemente a la urgencia de la operación; consideró que la operación escapaba a su competencia, formulando algunas reflexiones sobre el problema, centrándose en el alza del tipo de cambio sobre el costo para YPF del crédito externo, concluyendo su análisis con la esperanza de que eventualmente el costo del crédito interno llegara a ser superior al crédito externo.-

      En abril de 1981 Magistrelli remitió otra comunicación al Sr. Conde, sobre la necesidad expresada por YPF de que esta empresa y el BCRA coordinen medidas para evitar usos de fondos provenientes de créditos externos que deriven en perjuicio de dicha empresa, manifestó al respecto que cabía requerir decisión superior.- Conde respondió señalando que los créditos externos tomados por YPF resultaron de decisiones adoptadas a nivel de Presidencia y Directorio del BCRA, añadió que la conveniencia de esas operaciones podrían ser consideradas en conjunto por las Gerencias de Finanzas Públicas, de Exterior y Cambios y representantes del área financiera de YPF.-

      El ex presidente de YPF Carlos N. Benaglia, en declaración en el Juzgado, reafirmó que el BCRA entregaba a la empresa sólo los pesos correspondientes al endeudamiento externo, y decidía si la empresa habría de tomar en el exterior; que el Ministerio de Economía no podía ignorar que YPF necesitaba financiación.-

      El Sr. Conde en su declaración en el Juzgado dijo que en el nivel que actuaba (Gerencia de Exterior) nunca se indujo a empresa estatal alguna a efectuar operaciones de tal clase; señaló que los directores Soldati y Folcini decidían respectivamente sobre el financiamiento externo, el primero y sobre financiamiento interno, el segundo; conjeturó que las empresas renovaban sus deudas externas por capital.-

      Con respecto a la evolución en general del endeudamiento externo de las empresas públicas el Dr. Enrique Folcini, Director del BCRA entre 1976/81, dijo que la Gerencia de Exterior y de Investigaciones Económicas contaba con una oficina especializada en Balance de Pagos y que enviaba un informe a la Comisión número del uno del Directorio para su tratamiento; que los temas cambiarios eran decididos por el presidente del Banco y ratificadas sus decisiones en el directorio; que en 1976 se hicieron gestiones de endeudamiento directamente por la Gerencia de Exterior ratificadas por la Presidencia del Banco; que la Gerencia de Finanzas Públicas se creó el endeudamiento de las Empresas del Estado, para las cuales se fijaban límites sobre la base del presupuesto anual; que el BCRA ordenaba cronológicamente el acceso a los mercados internos y externos; al principio se autorizaba previamente las tasas a pagar a los bancos pero luego se permitió que la empresas adjudicaran directamente, informando luego al BCRA; consideró que en el periodo 1976/80 el endeudamiento en moneda extranjera de las empresas fue de sólo del 52,2 por ciento de su endeudamiento, aumentando en 1982 al 82,5 por ciento; que no recordaba, por estar de vacaciones, que se hubieran recibido préstamos en dólares con anticipación a las necesidades; que los créditos a largo plazo fueron negociados en 1979/80 a seis u ocho años, y consideró que no podría existir causa seria para renovarlos, que pudo existir alguna operación de corto plazo de 30 o 60 días , renovada por capital e intereses, por demoras de embarques u otra causa; no recordó que se hubieran colocado fondos en plaza en cantidades equivalentes a los préstamos recibidos, pues el mecanismo no permitía concentrar inversiones en algunos bancos; admitió que la Gcia. de Investigaciones Económicas calculaba y proyectaba cuentas del balance de pagos y elevaba el informe a la Presidencia del Banco.-

      En materia de avales caídos, el Director General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía Doctor Jorge Alberto Olguín, destacó que dicha dirección no recibió instrucciones precisas para actuar contra las empresas privadas por los avales caídos otorgados por el Tesoro Nacional.-

      c) De todo lo expuesto por los declarantes, los expertos concluyen que existen opiniones terminantes y en algunos casos concordantes entre sí en el sentido de que: 

-En el BCRA no existió entre 1976/81 un sistema de alerta anticipado que llamara la atención sobre los peligros que pudiesen plantear un aumento significativo y continuado del endeudamiento externo.-

-Hubo un criterio erróneo en el manejo de la deuda externa, al no vigilarse su crecimiento con relación a la real capacidad de reintegro que tenía el país.-

-Existían en el BCRA unidades de trabajo a saber: Gerencia de Exterior y Cambios, de Finanzas Públicas y de Investigaciones Económicas, que reunían información que era transmitida al Directorio y a la Presidencia del Banco, datos suficientes como para alertar a las autoridades superiores de la conducción del país sobre el agravamiento de la situación.-

-A su vez el Directorio había formado Comisiones -notoriamente la número uno- que deberían haber efectuado un adecuado seguimiento de la deuda externa.-

-En 1976 algunas operaciones se hicieron sin estudios técnicos previos y aprobadas por el Directorio sólo después de tramitadas por los gestores.-

-Las empresas del Estado -notoriamente YPF-, se endeudaron en moneda extranjera, pero recibían del sistema Bancario sólo los pesos para sus operaciones.-

-Dicha política de endeudamiento la decidía el Directorio del BCRA.-

-El Directorio del BCRA decidió, con el conocimiento de la autoridades del Ministerio de Economía, que las empresas del Estado podían tomar fondos anticipadamente a sus necesidades, que un principio se renovaron los créditos por capital e intereses y que en algunos casos los préstamos recibidos fueron colocados en un mismo banco, a la tasa que resultara más favorable.-

-Los avales caídos, que fueron otorgado por el Estado a empresas privadas, y que no fueron levantados a su vencimiento por los deudores, no fueron reclamados a ellos por falta de decisión política de así hacerlo hasta 1982 y aún entonces no se impartieron instrucciones precisas de preceder a ejecutar dichas deudas.-

      d) Otras evidencias de lo actuado respecto de YPF S.E., es que la última autoridad de dicha empresa -con relación a la causa- anterior a la instalación del gobierno constitucional, Dr. Mario Bustos Fernandez, ha reconocido circunstancias que se expresan además en la memoria de la empresa en 1982 por la que las autoridades económicas y financieras del país vigentes en el periodo investigado decidieron el endeudamiento externo de la empresa sin que las divisas obtenidas se destinaran a atender sus necedades financieras en moneda extranjera, se indicó también que en algún caso tales divisas fueron volcadas por el BCRA al mercado de cambios, lo cual significó desviar los fondos externos obtenidos del presunto destino que motivó la concertación de las operaciones; confirmando lo expuesto en su exposición ante el Tribunal, donde también se refirió a los precios políticos a que estaba sometida la empresa.-

 

      e) Concluyen los peritos con respaldo en lo expuesto en los puntos a,b,c,d que anteceden, de que hubo negligencia en el trámite de la deuda externa pública manifestado en los siguientes aspectos:

-Falta de cuidado en el trámite del proceso de endeudamiento externo por deficiencias en el Sistema de seguimientos del volumen de endeudamiento al no existir un mecanismo de alarma que alertara sobre un exceso del importe de la deuda externa con respecto a la capacidad de repago del país.-

-Igual falta de cuidado en el citado proceso por el comportamiento evidenciado en la primera etapa de la gestión del endeudamiento externo al no atender en algunos casos a aspectos importantes como la realización de estudios previos y asegurar anticipadamente la representación del BCRA en dicha gestión.-

-Medidas administrativas objetables en el tratamiento de los préstamos recibidos, como ser obtención en algunos casos de créditos para empresas públicas con anticipación a las necesidades del país y colocación también de algún préstamo recibido de un banco en la misma entidad bancaria.-

-Endeudamientos de las empresas públicas -en especial YPF- en moneda extranjera cuyas divisas no eran entregadas a dicha empresas, sino su equivalente en pesos, destinándose dicho producto para financiar sueldos y gastos generales de la Administración; este endeudamiento en moneda extranjera afectó negativamente el patrimonio neto y los resultados de la empresas públicas -en particular YPF-, por el ulterior deterioro del tipo de cambio con respecto a sus ingresos en pesos, limitados comúnmente por la existencia de precios políticos para sus productos o servicio.-

-Otorgamiento de avales por parte del Estado para cubrir deudas en moneda extranjera de empresas privadas, que al no cancelarse a su vencimiento, eran asumidas por el Estado Nacional sin que este accionara contra el deudor  principal por los avales caídos; además de afirmar la responsabilidad de quienes no efectuaron las diligencias judiciales necesarias para recuperar las sumas solventadas por el Estado en moneda extranjera por todos los avales caídos se señala la responsabilidad de los funcionarios que otorgaron los avales comprometiendo al Tesoro Nacional sin agotar los estudios  técnicos, económicos y financieros que hicieron factible la operación y colocaron al Tesoro ante el riesgo cierto de pagar con fondos públicos las obligaciones asumidas por lo deudores.-

      iii) Con respecto al curso que ha tenido el endeudamiento externo del país desde 1976 a 1981 y sus efectos sobre la situación actual del país, si bien en esto la opinión de los expertos no es coincidente concuerdan en: 

 

      a) Que tal como lo han señalado el endeudamiento externo del país creció continuamente desde 7.875 millones de dólares en 1975, hasta una estimación aún no confirmada de más de 90.000 millones de dólares  en 1990; el incremento mayor en términos porcentuales se produjo entre 1977/79 -casi un 100% en el sector público- en el período 1976/80 el aumento fue de 11.159 millones de dólares, más del 140 %,  mayor que el importe de la deuda externa en 1975.-

      b) Ese gran aumento no fue detenido en los años sucesivos, sino que la deuda externa siguió creciendo por efecto de los intereses devengados que se fueron acumulando, pero también porque no se detuvo el proceso de endeudamiento externo -particularmente alto en 1981 y 1982-, sino que las exigencias económicas del país impusieron la necesidad, dificultosamente, de renegociar la deuda con las instituciones bancarias y financieras del exterior.-

      c) El efecto que ha tenido la deuda externa sobre la economía de la Argentina es de conocimiento general, ya que junto con la deuda interna ha estimulado el grave proceso inflacionario sufrido por el país desde 1975 con picos inflacionarios en el período 1984/90, fruto de no haberse resuelto satisfactoriamente tal situación deudora.-

      d) Con respecto al endeudamiento de las empresas del Estado, la peculiar operatoria llevada a cabo en materia de endeudamiento durante el período investigado por el Ministerio de Economía, la Secretaría de Coordinación y Programación Económica, la Secretaría de Hacienda y el BCRA, desemboca en la situación que se consigna en las fojas 36 de la causa, donde el BCRA informa que para las obligaciones en moneda extranjera de la principales empresas estatales, ellas evolucionaron, por capital únicamente, de un total de 4.071 millones de dólares al 31-12-1975, a 17.170 millones de dólares al 31-3-1981.-

      e) YPF específicamente, su endeudamiento externo por capital únicamente, creció de diciembre de 1975 a marzo de 1981, multiplicándose por doce, concentrando esta empresa al 31 de marzo de 1984 el 17,65 % del total de la deuda externa registrada entonces para el sector público por capital únicamente, resultando ocioso indicar que el rubro petróleo en todo el mundo origina importantes beneficios, configurando además un elemento estratégico en la vida de las naciones del mundo actual y en la del futuro previsible.-

      iv) Con relación al proceso de endeudamiento externo que sufrió la Nación, los peritos efectúan un comentario y hacen notar, acerca del papel y funciones que eventualmente pudieron o debieron haber asumido dos organismos especializados de las finanzas internacionales y del asesoramiento que ellos debieron haber prestado al país, se trata del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y del FMI.-

      a) BIRF: se señala a esta entidad porque varios ex funcionarios en sus declaraciones prestadas en sede judicial por diferentes motivos citaron como referencia a dicho organismo, por ello los peritos hacen conocer un trabajo publicado por el BIRF, titulado “la capacidad de los países para atender a los pagos de deudas exteriores”, editado en castellano en julio 1962, adjuntando al informe una copia integral del mismo; su autoría corresponde a Leonard Rist, funcionario del BIRF, la temática abordada reviste importancia con relación al endeudamiento externo de la Argentina y al deslinde de las responsabilidades emergentes, sus aspectos salientes son (ver pág. 1-11-12-16):

- “El tema a abordar ha preocupado en el Banco Mundial desde su fundación, en el Banco Mundial juzgan que la capacidad crediticia de un país desde el punto de vista del prestamista debe ser idéntico al del prestatario, los intereses del prestatario están tan juego como la seguridad de los créditos concedidos por el prestamista.-”

- “Hay un aspecto de la Balanza de Pago al que raramente se hace referencia, que son las importaciones; la demanda de importaciones es un factor variable si por una crisis de la exportaciones se afecta las renta nacional, entonces es probable que se reduzcan las importaciones; en la mayoría de los países en caso de dificultades en el balance de pago trataran de reforzar su posición, tratando de restringir la importación de artículos de lujo.-- “Pero  no siempre es cierto que la demanda de artículos de consumo es la afectada en primer lugar, ni siquiera la demanda de productos no elaborados para las industrias locales; se ve afectada con frecuencia la demanda de bienes de capital o instalaciones para la expansión de la industria; por ello sería un error considerar las importaciones de máquinas o de plantas industriales como partida fija en la lista de importaciones de países en vías de desarrollo; por lo contrario excepto cuando se trata de economías controladas totalmente, en que el Estado puede forzar a los consumidores a aguantar todos los efectos de la crisis, es muy probable que el sector de desarrollo industrial deba sufrir temporalmente la crisis”.-

- “Por ello el primer elemento de flexibilidad es sustituir las importaciones de productos locales, el segundo elemento es que en una situación de crisis se debe reducir ciertas clases de importaciones, y el tercer elemento importante es el de las reservas de divisas extranjeras.-”

- “La finalidad de las reservas es la de que un país pueda hacer frente a las fluctuaciones temporales en el balance de pago y la ayuda a pedir al extranjero está en proporción directa con la magnitud de las reservas”.-

- “Para cada Nación que trata de obtener préstamo en el extranjero, hay uno o dos aspectos en que el acreedor será más exigente que el prestatario potencial, no hay casi diferencias de opinión en lo que hace a los antecedentes de la producción y del balance de pago, pues los hechos hablan por si mismos, pero las diferencias se producen en las previsiones, entonces el acreedor potencial se pregunta sobre la disposición al cumplimiento del país prestatario, sacrificios realizados en el pasado ante una crisis en el balance de pagos, si la política financiera y económica permite evitar la grave crisis o puede acarrear grandes peligros, resistencia del país prestatario a la tentación de incurrir en deudas excesivas, respecto al cumplimiento la historia puede guiar, respecto a la forma en que se cumplimentaron antiguos préstamos o en el caso de catástrofe, el BIRF, se ha negado en ciertos casos a prestar fondos a países en mora; la capacidad para realizar sacrificios y la política económica-financiera frente a la crisis, son cuestiones que están relacionadas y todo esto supone formas de manejar las reservas, una política tributaria racional, prudente, de equilibrio presupuestario, estímulo del ahorro, etc.”

- “Con relación a la tentación de incurrir en deudas excesivas, el caer en ello supone restringir el consumo y las importaciones con el fin de cumplir las obligaciones; el  Bco. Mundial más favorable a los países prestatarios, que los mercados financieros, las fuentes crediticias son muchas, algunas tienen como motivo ayudar a los países insuficientemente desarrollados (ayudas bilaterales o del Bco. Mundial).-”

-“Pero que la política crediticia de un país subdesarrollado no se puede fijar de manera definitiva, ha de ser flexible ha de adaptarse a las circunstancias cambiantes, pero lo que es más importante, ha de ser siempre prudente” (pag 16)”

     

      b) FMI :

- Se formulan los siguientes interrogantes: ¿cómo operaba el FMI y sus funcionarios?, los que hoy tan minuciosamente analizan la evolución de las cuentas macroeconómica de la Argentina y el comportamiento y evolución del sector externo; de marzo de 1976 a marzo de 1981, ¿ qué recomendaciones formales o informales realizó este organismo sobre la economía Argentina y su grado de endeudamiento externo?; las posibles respuestas a estas preguntas llevan a la conclusión de que en aquel período los bancos y otras entidades financieras de préstamos  tenían gran interés en colocar sus fondos en países en desarrollo, sin interesarse mayormente por el destino que se daría a tales recursos, ni en la capacidad de reembolso.-

- Que de los comentarios y lo expuesto respecto de la acción del FMI y la banca extranjera, se concluye que los organismos acreedores también actuaron con imprudencia en todo el manejo del endeudamiento externo, que ellos aceptaron movidos por un afán desmedido de colocación de fondos provenientes de la época del auge de la explotación mundial del petróleo.-

      v) Respecto de la responsabilidad que cabe por el desempeño relativo a la deuda externa pública: consideran que el Ministro de Economía de la Nación era el responsable de la formulación de la política general del país en el período en cuestión -abril de 1976 a marzo de 1981-, el Ex- Secretario de Hacienda era el responsable de la aplicación y vigilancia de las políticas que había formulado el Ministro de Economía, y las autoridades del BCRA (Presidente y Directorio), eran responsables de la gestión específica del endeudamiento externo, por lo que les incumbía a ellos el cuidado debido  respecto de la metodología de obtención de los créditos y de su ulterior destino.-

 

      vi) El perito William Leslie Chapman destaca que:

- Los peritos debieron vencer la resistencia inicial de las autoridades del BCRA a brindar su colaboración, esto se destaca así porque es parte de todo el sistema que aún impera en el BCRA para cuya línea ejecutiva toda esa gestión bancaria se halla revestida del más profundo secreto.-

- En el Ministerio de Economía también hubo dificultad para obtener información, vale señalar aquí las fallas del sistema en su conjunto y las deficiencias halladas según se informa en el punto 2.4 del informe.-

- De lo expuesto deriva que las responsabilidades de un Ministro de Economía abarcan en principio a todo el proceso de endeudamiento, como conductor político del mismo, y por lo tanto dicha responsabilidad es esencialmente política.-

- La formulación y el seguimiento de la aplicación de la política relacionada con la deuda externa es responsabilidad del Secretario de Hacienda y a juicio del firmante es política.-

- En cambio el firmante considera que la gestión de las autoridades del BCRA (Presidente y Directorio), era efectivamente de carácter ténico-jurídico, acotada por las normas de ese organismo y definiendo las funciones, de acuerdo con criterios que se consideran una leal y diligente administración de los recursos financieros.-

- Atento a lo que antecede, los peritos cuestionaron el criterio sustentado por el Dr. Martínez de Hoz respecto de la magnitud que alcanzó la deuda externa, durante  su período al frente del Ministerio, y se centró en puntualizar lo que consideraron una apreciación errónea de aquel al justificar su actitud frente a tal crecimiento.-

- Que el cuestionamiento se hace ex-post, con todos los elementos de juicio que el transcurso del tiempo permite tener en cuenta con más lucidez que en el momento de tomar decisiones y de actuar.-

- Correspondía que los organismo de control público que debían vigilar la sensatez de la política a seguir formularan sus objeciones al criterio que la sustentaba.

- En un régimen democrático, dicho papel lo desempeña el poder legislativo que en 1976/81 estaba en manos de la Junta Militar, con el apoyo de la CAL, la autoridad que aprobó el Plan de 1976 fue dicha Junta Militar.-

- Lo que llamó la atención no fue el aumento de la deuda, sino la diligencia y la regularidad de la gestión de endeudamiento, sobre ello la conclusión unánime de los peritos fue que el aumento de la deuda externa fue negligente, por la imprudencia que lo caracterizó y las consecuencias que tuvo sobre la economía del país (aunque no todas atribuibles a dicho incremento).-

- Distinto grado tiene la conclusión de los peritos acerca del proceder de las autoridades del BCRA, que mostró descuido y torpeza y que no condicen con las normas del BCRA y un sano criterio para una prudente administración, si bien su gravedad puede ser materia de discusión.-

- Como no fue el parecer de los otros peritos, el informe se limita a exponer el criterio unánime que, en principio, consideran que la gestión fue negligente sin otro calificativo.-

- Que el endeudamiento externo de las empresas públicas, en especial de YPF cuyo producido en divisas fue administrado por el BCRA, no afectó a la empresa pues en último término afecta al Estado Nacional, la empresas públicas no quedan alcanzadas por la Ley de Quiebras, el compromiso siempre puede ser asumido por el Tesoro Nacional, la deuda externa de YPF integra la deuda externa global del país, por ello no queda demostrado que se haya producido la quiebra de YPF, pero otra cosa es la baja, nula o negativa rentabilidad como consecuencia de la política de precios de los combustibles aplicada.-

      vii) En “otro si digo”, el perito Alberto Tandurella, ratifica todos y cada uno de los dichos contenidos en el informe de fs 1802/1826 del 2-7-84, hasta el presente momento.-

- En el punto 1, conclusión básica, sobre el carácter del acrecentamiento (excesivo, perjudicial y sin justificación) del endeudamiento, las responsabilidades, las consecuencias actuales y futuras y las denuncias que se consideran probadas.-

- Que los estudios, trabajos, investigaciones y análisis efectuados sobre los rubros del endeudamiento y del balance de pagos, durante más de siete años, hace aún más  incompresible la actuación de los funcionarios mencionados en el ítem referido a la responsabilidad, que con más 30 o 40 años de actuación no les haya llamado la atención, o no se inquietaron a que renovar capital e interés en forma continua conduciría a una situación caótica.-

- Lo mismo cabe decir de los Directores del BCRA a los que la Carta Orgánica les requiere idoneidad en materia económica legal y financiera.-

- Comparten la responsabilidad los funcionarios superiores del BCRA, del Ministerio de Economía, de la Secretaría de Programación y Coordinación Económica (dependiendo de ésta se encuentra el Instituto Superior de Planificación Económica integrado por profesionales especializados), los directores de las empresas públicas y los funcionarios de jerarquía superior de los Organismos de Control y Fiscalización.-

- En relación a la pregunta referida a la negligencia, afirma que sí hubo grave negligencia por acción u omisión de los funcionarios mencionados como responsables.

- En relación a la pregunta sobre su opinión acerca del curso del endeudamiento  y sus efectos en la situación económica del país, reitera el punto de la conclusión básica del informe del 2-7-84 sobre las consecuencias actuales y futuras del endeudamiento externo, sobre el desacierto evidenciado al conducir y ejecutar  el endeudamiento examinado y que no resulta difícil (en 1991) evaluar las consecuencias del desproporcionado endeudamiento de 1976/82.-

- Que las crisis recurrentes del balance de pagos y del sector externo constituyen las circunstancias que más profundamente afectaron la evolución política, económica y social de la Argentina en el siglo pasado y actual, y prever el comportamiento del sector es estratégicamente crucial por su repercusión en el funcionamiento endógeno del sistema socioeconómico argentino.-

- Que la peculiar operatoria llevada del período 1976/1982 por las autoridades señaladas como responsables, genera una dinámica larvada al comienzo y luego abierta, sin posibilidad de control, que hace que en 1982 se desemboque en el colapso del balance de pagos.-

- Se llega la 10-12-83 y en el país asumen las autoridades constitucionales, el monto de la deuda externa alcanza un monto levemente superior a los 45.000 millones de dólares, con un colapso en el balance de pagos profundo, traumatizante, con efectos perniciosos a lo largo de la gestión del nuevo gobierno, generando fuertes tensiones políticas y sociales que perduran hasta el momento actual.-

- En la actualidad -noviembre de 1991- los servicios de la deuda no pueden pagarse de acuerdo a lo pactado, dañando el prestigio financiero y crediticio del país en el exterior, y afecta la vida institucional y política, el sistema y la estructura económica, la paz social y la tradición histórica de la República Argentina, colocando al sistema económico argentino en una situación de vulnerabilidad frente a contingencias financieras exógenas.-

- El alto nivel de endeudamiento y su manifiesta incapacidad para cumplir en tiempo y forma tiene como consecuencia adicional que el diseño y ejecución de las metas de política económica nacional sea discutido y acordado con el FMI, y este organismo sea el encargado de fiscalizar -con todo lo que ello significa- la evolución de las cuentas macroeconómicas de la Argentina.-

- Las consideraciones del Dr. Tandurella fueron compartidas por el Dr Gomariz, quien se adhirió al mismo en “otro si digo”, previa consideración del grado de gravedad en que por acción u omisión incurrieron los diversos funcionarios relacionados con la gestión de la deuda externa y el daño que provocaron al país, haciendo mención de que el sistema legal para el  tratamiento de la deuda externa incluye el cumplimiento del art. 67 inc. 3° y 6° de la CN, que no puede obviarse, por el simple hecho, de que es práctica hacerlo.-

siguiente...