logo encabezado Bandera Argentina.
No creáis nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen, creedlo después de someterlo al dictamen de la razón y a la voz de la conciencia. Buda.

CONVENCERNOS QUE PODEMOS.

Por Daniel E. Guerra.


Vivimos momentos cruciales y decisivos para nuestras vidas, pues a lo largo de la historia muchos son los héroes caídos que lucharon con convicción por ideales de igualdad, pero quizás esta vez sea determinante para conseguir nuestra independencia o para seguir viviendo esclavos del poder.

Con una clase dirigente entregada y entreguista desde su creación en mil ochocientos seis (1806) creada por ingleses y hechos a su imagen y semejanza, conformado por contrabandistas y ladrones de la época transigiendo nuestra clase aristocrática entregaron todo nuestro patrimonio y territorio.

Por supuesto que cuanto ocurre en estos momentos no viene de uno o dos gobiernos atrás, sino desde el principio de la “conquista” de nuestro territorio por parte inglesa. Pues derribamos mitos y no fueron los españoles quienes devastaron nuestra región.

Nos asiste el descreimiento y la desinformación instalada mediante la inestabilidad que generan desconfianza e intriga en nuestra sociedad, se nos hace difícil dar una alocución a favor de las soluciones que venimos a anunciar. Apelamos pues a vuestra percepción.

Haciendo un breve repaso por nuestra historia descubriremos que la gran mayoría de nuestros dirigentes nos han traicionado. Desde 1800 con la intromisión inglesa en nuestras independencias y nuestras vidas veremos a generaciones y generaciones de argentinos sometidos a penurias e incertidumbres que aún hoy seguimos padeciendo.

El camino que se nos ha presentado en casi toda la historia fue de exterminio, disociación y controversia, incluyendo la expropiación de nuestros suelos, riquezas y patrimonios, rivalizándonos en todos los escenarios, desde triviales contiendas deportivas hasta las más insignificantes fronteras territoriales. Sin embargo, a lo largo de la historia también han surgido mentes claras que plasmaron en obras la verdad de los hechos, obras que los han llevado a experimentar desde el anonimato, la persecución y, muchas veces, hasta la muerte.

Hoy vivimos con los apremios que gran parte de nuestros dirigentes (políticos, sindicales, empresariales o eclesiásticos) perpetraron obedeciendo a estratagemas ideadas desde otras latitudes e imponiendo a nuestros pueblos planes económicos que conocemos y sufrimos, con grandes campañas publicitarias formadoras de opinión, pero que no dan soluciones y que ya no convencen a nadie.

Las asambleas barriales, piqueteros y demás movimientos denotan el deseo de libertad e igualdad, intuyendo el destino fatal que la actual dirigencia tiene reservado para nuestra nación. Pero esta inverosímil orientación se encuentra direccionada para el fracaso y el enfrentamiento permanente, se impone la teoría del caos, que es cuando los pueblos son dominados con habilidad. Humillando la dignidad del pueblo y quedándose con su territorio, como es nuestro caso junto a Iberoamérica.

Depositamos nuestra fe en los argentinos de bien, para organizarnos, dejando de lado las mezquindades y diferencias, impuestas a lo largo de la historia, apartando la resignación de ser súbditos y orientándonos sobre programas concretos que den soluciones inmediatas a la desocupación, al hambre, miseria y desencuentros. Es nuestro deseo que Reconquista y Futuro sea un sendero de dignidad, igualdad y justicia soberana, para alentar la esperanza en los hermanos desposeídos, que somos todos nosotros. A través de esta propuesta buscamos el real significado de trabajar con felicidad, esto es, trabajar para vivir y no vivir para trabajar; con plena ocupación a muy corto plazo, que es algo perfectamente realizable, aunque los comunicados gubernamentales y la maquinaria mediática intenten convencernos de lo contrario.

Debemos cambiar la historia y no se trata de armas, peleas o enfrentamiento entre pueblo, sino todo lo contrario la Revolución dada debe ser Intelectual, o sea conocer la historia oculta que nos encubren desde siempre.

"Cuando se habla de REVOLUCIÓN algunos creen que se hace a fuerza de bombas y balazos. REVOLUCIÓN en su verdadera acepción, son los cambios estructurales necesarios que se practican para ponerse de acuerdo con la evolución de la Humanidad, que es la que rige todos los cambios que han de realizarse". Juan D. Perón. Como están inspiradas las cosas seguramente muchos han de pensar qué uno puede ser o no peronista, pero quién comprendió realmente al Tte. Gral. de Ejercito Don Juan Domingo Perón, sabe que va mucho más allá la estructura que éste generó, a través del concejo de posguerra, que quién se encuentran en la vereda del ser dominante, avaro, egoísta y sin escrúpulos para conseguir lo que desea, estos programas realizados por una comisión de posguerra a pedido de Perón. La clase dirigente que lo ataco, propios e impropios, es la misma que desfiguran la esencia de esta política integradora, digna, soberana, y todos aquellos ingredientes que hacen del Ser Humano una constante evolución de sí mismo a favor del elevamiento social compuesto.

Para eso, tenemos que resistir al temor, elevando el espíritu de coraje y comprender que la solución está en nuestras manos, a la que debemos responder con organización, dentro de la ley y sin enfrentamientos armados que sólo traen beneficios a los intereses foráneos.

Es tiempo de cantarle a la vida. Tenemos los recursos humanos y naturales para ser una gloriosa nación, hermanados con Latinoamérica y liberados de la dictadura anglosajona.

La esperanza es una luz que nunca se apaga, la solución existe, está en todos organizarse para un proyecto de vida, apartándonos de ideologías que solo dividen, basándonos en programas concretos y de inmediata ejecución.

Dios nos proteja.
Año 2003


• Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van.

          José Ingenieros (1877-1925) Filósofo y psicólogo argentino.



Nota: