logo encabezado Bandera Argentina.
politica

El frustrado proyecto nacional

Por el Dr. Julio C. González.

El doctor Lima, cuyos nombres eran Vicente Solano, era considerado por los viejos magistrados y abogados del foro judicial de La Plata como un hombre de notables inteligencia y preparación. Había sido ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires durante la gobernación fraudulenta de Manuel Fresco (1936-1940), quien concurría habitualmente a la Casa de Gobierno durante las dos primeras presidencias de Perón. En tal carácter, Lima autorizó el primer convenio colectivo de trabajo que se firmó en el país. Destituido, fundó el Partido Conservador Popular, que propiciaba el regreso de Perón y el fin de la proscripción electoral. En 1963, la Unión Popular, denominación electoral que tuvo el partido peronista proscripto, presentó la fórmula Vicente Solano Lima-Carlos Silvestre Begnis para la presidencia de la Nación, pero la fórmula fue prohibida.

El doctor Vicente Solano Lima, nombrado por el presidente Perón secretario general de la Presidencia en 1973, renunció a las pocas semanas. Tras la renuncia de Lima, Perón nombró al coronel Damasco secretario general de gobierno y le anexó la condición de secretario militar. Como tal, sería el vínculo directo entre los comandantes generales de las Fuerzas Armadas y el Presidente. Pero su competencia como secretario general era limitada: se reducía a la consideración de determinados problemas políticos que el presidente le sometía específicamente.

Perón le confió dos temas candentes: el primero fue atender las requisitorias y demandas de la belicosa Juventud Peronista, la cual tenía conciencia de que, si era útil para tocar bombos, pintar paredes, fijar carteles, llenar plazas y pronunciar discursos, también sería apta -al menos los grupos universitarios- para participar en el gobierno aportando ideas y para convertir en realidad viejos proyectos.

La otra tarea fue elaborar, dentro de los grandes parámetros que el general mismo le dictaría, un esquema de “modelo nacional”, algo así como las nuevas bases de un Estado nacional argentino nutrido por los conceptos del nacional justicialismo.

La primera misión era convertir a Damasco en una especie de libro de quejas del malhacer o no hacer nada de los ministros, secretarios, gobernadores e intendentes municipales. Quejas que se transferían, con razón o sin ella, pero frente a las cuales el secretario general de Gobierno y Militar, no obstante, la dimensión sonora de sus títulos, carecía de imperio para actuar, limitándose a retransmitir la queja del agraviado al agraviador o a ponerla en conocimiento del Presidente. Nada es tan humillante como recibir un ostentoso cargo sin los atributos coercitivos del poder que permita su ejercicio.

En cuanto a la redacción de un modelo nacional, era una tarea que excedía al propio Perón, dicho sea esto con todo el respeto que merece su memoria. Su ausencia del país durante dieciocho años le impuso un desconocimiento de la realidad nacional, de la geografía y de los hombres. Leer sobre un país mientras se come el pan del destierro no es lo mismo que vivir en el país, padecer sus crisis, palpar sus hechos y lidiar cuerpo a cuerpo con quienes lo conducen.

Las conversaciones de Damasco con las juventudes peronistas, auténticas y apócrifas, terminaron como terminan todas las conversaciones en las que queda todo por decir y todo por hacer. Nadie opinaba por derecho propio, por reflexión personal, sino que repetían frases preacuñadas; los unos, las palabras aquietadas del gobierno sin poder; los otros, las palabras inquietantes de un poder potencial, pero sin gobierno. El divorcio entre Juan Domingo Perón y la Juventud Peronista fue definitivo el 1º de mayo de 1974; los imberbes y los estúpidos abandonaron la Plaza de Mayo en dirección al genocidio. La persuasión mediadora del coronel Damasco no había logrado eco. Perón y la juventud ya nunca volverían a unirse.





Nota: Textos extraídos del libro Isabel Perón. Intimidades de un gobierno. Autor Julio González, Editorial El Ateneo. Págs. 40-45

¡Importante!: Se permite la reproducción de los documentos de este sitio a condición de mencionar la fuente y el autor de los mismos.
Todos los Derechos Reservados-©-ArgentinaOculta.com - 2003 - 2020.